Updated 1 month, 2 weeks ago

El turismo al rescate de la cultura

El turismo cultural se ha convertido en una importante fuente de ingresos para los países latinoamericanos, especialmente para la región cercana a los Andes y Centroamérica. Los turistas van buscando auténticas culturas y artefactos e interactúan directamente con los pueblos indígenas. Por lo tanto, el turismo cultural se desarrolla en estrecha relación con las sociedades locales.

Son muchos los beneficios del turismo cultural a nivel económico para toda Latinoamérica, no obstante, hay un beneficio adicional para cultura que poco se reconoce.

En la actualidad el turismo ya no es un producto de lujo reservado sólo a las personas con tiempo libre y recursos económicos, sino que es reconocido como una necesidad e, incluso, como un derecho que contribuye, a su vez, al desarrollo de los países y regiones. La vinculación entre cultura y turismo ha tenido como resultado el denominado turismo cultural, en el que el conocimiento de monumentos y sitios históricos, se conjuga con la inmersión en la historia natural y cultural, y con el conocimiento de las artes, de la filosofía y del modo de vida de los distintos pueblos.

Es así que, el fomento y el consecuente crecimiento del turismo en Latinoamérica, no sólo representa un aporte al desarrollo económico de la región, sino que, además es un mediador entre la memoria y el olvido.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT) son más de 96 millones los turistas que visitan Latinoamérica al año y esto significa un mayor número de personas que tienen la oportunidad de conocer la cultura de nuestra región.

En consecuencia, el conocimiento trae para Latinoamérica respeto y la conservación de los mismos a través de una mayor comprensión entre los turistas, y de intercambios interculturales fructíferos que contribuyan al desarrollo económico, social y cultural de los pueblos.