Updated 7 months ago

Cine bolivariano: recordar a los próceres es obligatorio

Los venezolanos están habituados a las cadenas Nacionales y a la sorpresiva aparición en pantalla de los presidentes Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, en la actualidad. Sin embargo, están menos acostumbrados a que estas cadenas sean para imponer películas que interrumpan la telenovela.

Los actos para recordar el bicentenario de la muerte del general Francisco Miranda, fallecido el 14 de julio de 1816, incluyeron una invocación durante un acto castrense del general Padrino López y una película alegórica en cadena Nacional . 

La emisión obligatoria de 'Miranda regresa' formó parte de una serie de actividades cívico-militares "para tratar el pensamiento mirandino y emancipador de la patria grande" dijo Maduro al anunciar la emisión.

La película ‘Miranda regresa’, producida en 2007, es un largometraje sobre la vida del militar nacido en Caracas hasta su muerte en una prisión de Cádiz, narrada a través de los ojos de un periodista mexicano que se cuela en su celda para hacerle una entrevista.

Para este fin de semana, natalicio del libertador Simón Bolívar (Caracas, 24 de julio de 1783) también se prepara una programación especial con emisión de documentales y películas sobre su vida

Bolívar, a mucha distancia de Miranda, Zamora o el propio Hugo Chávez, es la figura más prolífica, cinematográficamente hablando, del chavismo.

En los últimos años se ha estrenado ‘Bolívar, el Hombre en dificultades’(2013) y ‘Libertador’. La primera estuvo dirigida por Luis Alberto Lamata, uno de los directores de cine y televisión más prestigiosos del país. Una versión semificcionada sobre la vida del prócer durante su exilio en Haití, entre 1815 y 1816. Paralelamente ‘El Libertador’ (2013), con música de Gustavo Dudamel, fue otra de las grandes producciones impulsadas desde la presidencia y La Villa del Cine, una factoría audiovisual destinada para fomentar el cine venezolano y al frente de la cual Maduro colocó a su hijo Nicolás Jr. de 25 años.

Sin embargo la emisión de la película ‘Miranda regresa’ ha sido uno de los últimos motivos de indignación de la población y un nuevo ejercicio de control audiovisual sobre los espectadores, una de las fijaciones del gobierno bolivariano.

En 2014 el Gobierno venezolano prohibió a los canales de televisión contenidos, series y películas que promuevan la violencia y el narcotráfico y llegó a prohibir por agresiva, la serie de Arturo Pérez Reverte La Reina del Sur. Una ironía en uno de los países más violentos del mundo.

Pero la revolución audiovisual en Venezuela abarca también la series. El último intento por convencer a la audiencia es ‘Guerreras y Centauros’, actualmente en pantalla. Una telenovela culebrón de época que cuenta con personajes como Simón Bolívar, Manuelita Sáez y José Antonio Páez durante el tiempo que transcurre entre entre la Batalla de Carabobo y la Guerra Federal (1821-1840).

La serie se emite cada día a través de Televisora Venezolana Social (TVES), un canal creado con la señal que el gobierno arrebató a Radio Caracas Televisión (RCTV) en 2007. Se trata de la última apuesta, por impulsar un género entre lo nacionalista y lo divulgativo, que hasta el momento sólo provoca bostezos entre la audiencia.

Venezuela, que en algún momento llegó a ser una potencia audiovisual, vive hoy sus horas más bajas. Hace 20 años el país caribeño producía más de 10 series dramáticas en un solo año para alimentar el mercado nacional y extranjero. Sin embargo, según el Observatorio Internacional de Televisión (Obitel), en 2014 se hicieron apenas cuatro -ninguna de ellas entre las más vistas-, frente a las 35 brasileñas, 34 mexicanas y 32 argentinas. En 2015, se grabaron apenas dos producciones en el país.

La semana pasada Maduro puso de nuevo sus ojos en la televisión y pidió "hacer una revisión completa y suprimir los contenidos racistas que hay hoy en toda la cultura, el cine, la televisión venezolana" dijo al recibir la marcha de "afrodescendientes" en Caracas.

Según Maduro en Venezuela "tenemos que superar ese sistema que en novelas y películas colocan al pueblo afrovenezolano como el de menos, como la sirvienta, como el esclavo, o como el atracador” dijo.

Tal vez por eso la película 'Miranda regresa' pasa por encima de un detalle; el general que puso la piedra para la independencia de las colonias, creció con más de siete esclavos de color a su servicio.

El País