Updated 1 week, 2 days ago

Contra todo pronóstico, la economía de México está pasando por un buen momento

Como casi todas las promesas que hizo durante su campaña, Donald Trump no ha llevado a cabo las amenazas que hizo contra México. Como resultado de la inactividad de Trump, parece que la economía mexicana ha encontrado un nuevo empujón y, sorprendentemente, está teniendo uno de los mejores inicios de año desde 2014. No solo el peso mexicano se recuperó de la devaluación que sufrió después de la elección de Trump, la manufactura y agricultura también han tenido meses de crecimiento.

Aparte de la inactividad de Trump, ¿qué ha encendido este nuevo optimismo en la economía mexicana? Representantes de la industria automotriz, como Maurizio Rosa, director ejecutivo de Codan Rubber México, dijeron que los clientes estadounidenses ayudaron a renovar la confianza en el mercado. A pesar de las declaraciones de Trump, Rosa dice que los clientes en los Estados Unidos reafirmaron la importancia de México. Por muy dominante que los Estados Unidos puedan parecer, también tienen una dependencia hacia los bajos costos de los materiales producidos en México.

La situación actual, en donde las órdenes ejecutivas de Trump siguen siendo retrasadas o completamente revocadas, ha alentado a México a no solo continuar con los tratados que tenían antes de las elecciones en Estados Unidos, sino a buscar mercados más productivos. El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica –un acuerdo comercial entre países como Australia, Canadá, Chile, Japón y México– es un nuevo tratado que México debería explorar más a fondo. Este tipo de acciones harían menos peligrosas las medidas que tomen los Estados Unidos con respecto al NAFTA. Claramente, esta sigue siendo la mayor preocupación de los mexicanos, quienes han visto sus predicciones de crecimiento reducidas por los posibles los cambios al NAFTA.

Hasta ahora, incluso si las preocupaciones sobre el NAFTA han perjudicado potenciales y futuras inversiones en empresas mexicanas, los últimos meses indican un año prometedor en la economía mexicana.

Sin embargo, como han mencionado analistas de The Economist y Financial Times, todavía hay muchos riesgos, principalmente debido a la dependencia de México hacia el comercio estadounidense. Los caprichos de Trump y sus repentinos cambios todavía pueden herir –y en gran medida– la economía mexicana. Aunque los empresarios y consumidores están cómodos debido al tono conciliador de las recientes declaraciones de los Estados Unidos, analistas sugieren que México debería aprovechar esta repentina prosperidad y tomar nuevas medidas para aumentar la productividad, mejorar la infraestructura y hacer frente a las altas tasas de criminalidad. Estas medidas podrían disminuir el daño que Trump ha hecho a la inversión.