Updated 3 months, 1 week ago

¿EL Brexit de Matteo Renzi?

El 4 de diciembre, el pueblo italiano se dirigió a las urnas para votar en el Referéndum Constitucional. La consulta popular impulsada por Matteo Renzi, primer ministro, no recibió el resultado esperado. La derrota se dio por el 59,1% de los votos a nivel nacional obligando a Renzi a cumplir la promesa que había hecho tiempo atrás: renunciar en caso dado de que su propuesta, que buscaba modificar la constitución disminuyendo el tamaño y las atribuciones del Senado, no fuese apoyada por la población.  

El referéndum preguntaba a la población italiana: “¿Aprueba usted el texto de la ley constitucional referentes a la “Disposición para la superación del bicameralismo paritario, la reducción del número de parlamentarios, la limitación del coste de funcionamiento de la Institución, la supresión del CNEL y la revisión del título V del  capítulo II de la Constitución” aprobada por el Parlamento y publicada en la “Gazzeta Ufficiale” no.88 del 15 de abril de 2016?”; los ciudadanos escogieron entre “Sí” y “No”.

Como consecuencia de la derrota de Renzi, el euro cayó más del 1% en su cambio con el dólar tras la divulgación de la noticia; llegó a cotizar 1,055 unidades por la moneda estadounidense. Esto lleva a tanto Italia como a la Unión Europea a una etapa de incertidumbre.

No todos los italianos estaban de acuerdo con las modificaciones que deseaban implementar los integrantes del Partido Democrático liderado por Matteo Renzi. Los medios de comunicación europeos afirman que el ciudadano promedio no se sentían identificados con la publicidad y slogans emitidos por el gobierno como, por ejemplo, “La salida al final del túnel”. Según estadísticas, varios individuos se encuentran sin empleo, afectando la situación económica de cada hogar, haciendo que los mensajes mediáticos fuesen visto con aún más rechazo.

De manera complementaria, los mismos medios le otorgan la culpa del rechazo a la falta de claridad en el mensaje. Varios especialistas afirman que por la complejidad de las explicaciones y discursos, la audiencia no entendió la importancia que representaba el referéndum ni sus mensajes centrales. Por esta razón, aquellos que se sintieron excluidos o, simplemente, no respaldados por el gobierno, efectuaron un “castigo” apoyando al “No”.

Estos factores se juntaron con el hecho que los partidos italianos de la oposición acusaron abiertamente el discurso del primer ministro. Estos afirmaban que la nueva reforma únicamente beneficiaría a los intereses de banqueros y grandes empresarios.
Matteo Renzi aceptó su derrota abiertamente pero esto es tan solo el principio. El futuro de Italia ha quedado indeciso, ya que esta victoria obligará al actual presidente Mattarella a formar un nuevo gobierno donde convocará a los principales partidos en búsqueda de llegar a un acuerdo. Los protagonistas probablemente serán Renzi, quien sigue liderando el Partido Democrático; Silvio Berlusconi como representante de Forza Italia; Beppe Grillo y Matteo Salvini de la Liga Norte.

El partido Movimiento Cinco Estrellas y la Liga Norte no están de acuerdo. Estos buscan que Mattarella disuelva el Parlamento y fije una fecha para las elecciones generales. Esto se da como consecuencia a las principales reformas que aprobó el Gobierno de Renzi. Estas establecieron que el ganador de las próximas elecciones automáticamente ganaría la mayoría de los escaños en el Parlamento.

Aunque Italia permanecerá dentro de la Unión Europea, su situación aumenta el sentimiento de inestabilidad interna que viene creciendo en conjunto con la extrema derecha y rechazo hacia la inmigración de aquellos huyendo de las guerras. La decisión que anuncie Mattarella posee un peso alto dentro de la estabilidad mundial, especialmente en términos económicos.