Updated 6 months ago

El burkini y la libertad del Estado

“¡Muestra la cara!” Formulado de esta manera, ese mandamiento no aparece en ninguna parte de la Constitución alemana. No obstante, está claro que, en ciertas circunstancias, cubrirse el cuerpo completamente por motivos de índole religiosa no es aceptable. En las escuelas, por ejemplo, los profesores deben ser ideológicamente neutrales; los alumnos han de ser reconocibles y permitir una comunicación abierta. Y desde hace tiempo está prohibido ir encapuchado a las manifestaciones. Cuando se trata de seguridad pública, hay que mostrar el rostro; también una mujer estrictamente religiosa que porte una burka voluntariamente debe hacerlo.

Pero fuera de estos contextos, los Estados liberales tienen dificultades para prohibir o emitir un juicio de valor sobre gestos ideológicos y formas de expresión personal. Un Estado debe considerar que cada medida drástica tomada de cara a una religión –en este caso el Islam– puede tener repercusiones sobre la gran mayoría de musulmanes que nada tienen que ver con manifestaciones religiosamente fundamentalistas como el acto de llevar el cuerpo completamente cubierto. Quien hasta la fecha no era especialmente religioso o políticamente activo, podría terminar solidarizándose con sus hermanos de fe en respuesta a una política de prohibición. En materia de política de integración, esto da material para reflexionar.

Un Estado liberal no expide reglas de indumentaria. Aquí existen, desde luego, límites (impuestos por el pudor, por ejemplo). Pero, fundamentalmente, cada quien es libre para vestirse como quiere. En Alemania está permitido estar desnudo en muchas playas. Bajo un punto de vista estético, más tapujo sería incluso preferido en muchos lugares. Por ello es intolerable ver cómo policías franceses obligan a una mujer a despojarse de su burkini. Eso es una humillación pública. Quien vea en el burkini una “militante provocación política”, como Nicolas Sarkozy, podría también intentar soportar tal provocación.

El burkini es, de todas formas, una declaración, y puede que, al final del debate, se imponga una prohibición general sobre esa pieza de baño. Al parecer, nadie puede escapar de esta aguda polémica.

 

Reinhard Müller

Deutsche Welle