Updated 4 months, 3 weeks ago

El día que Colombia dijo NO!

El pasado 2 de octubre, 34.899.945 ciudadanos colombianos, fueron llamados a ejercer el sufraguio, en una consulta popular, que decidiría con el SI, refrendar los acuerdos políticos a los que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, había acordado con las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia FARC, en los debates de La Habana, Cuba.
 
Estos acuerdos, representaban el final de una sangrienta guerra interna, la mas larga y una de  la más mortífera del continente americano, con 232.000 muertos aproximadamente.  
 
El presidente Juan Manuel Santos y la cupula del gobierno colombiano, salieron a las calles para convencer a millones de votantes, que los acuerdos de La Habana, eran el ¨unico¨camino para conseguir la Paz, en un país que lleva mas de 6 décadas en guerra permanente. En Colombia mas de 5 empresas encuestadoras de dudoso ¨prestigio¨ compitieron durante semanas, para demostrar que sus números, serian los mas acertados, y todas coincidieron en que el SI, ganaría por márgenes no solo holgados, sino además contundentes.
 
Al parecer las encuestadoras solo midieron, la opinión de las grandes ciudades, que justamente son las que menos han sufrido en carne propia, la lucha a muerte que los campesinos han librado contra la guerrilla, en tantas décadas de conflicto armado. Llego el día ¨D¨y el pasado domingo 2 de octubre, el 50,22% de los votantes colombianos dijeron NO, frente al 49,78% que dijo SI, donde el 63% de los electores habilitados para ejercer el sufragio, NO fue a votar, dejando al 37% de votantes, los destinos de todos los habitantes del territorio colombiano.
 
Hoy, algunos hablan de vencedores y otros de perdedores. Lo cierto es que nadie ganó y nadie perdió. El NO es la oportunidad de conseguir un mejor acuerdo, que reconozca a las victimas del conflicto, que premie a las autoridades que lideraron la campañapor el SI, que promueva a los líderes que encabezaron una desigual campaña por el NO, y que castigue dentro del margen mas razonable posible, a los jefes de las FARC, para evitar que este proceso se convierta en una burla a la memoria histórica de toda Colombia.
 
Que viva la paz, pero no una paz a costa de la impunidad! Que Viva Colombia.