Updated 1 month ago

El escándalo en Brasil por la carne podrida

Desde que la Policía Federal de Brasil reveló la semana pasada los resultados de la Operación "Carne Débil" (Carne Fraca, en portugués) y confirmó la adulteración y "maquillaje" de carne bovina y aviar en mal estado por parte de varias empresas, no sólo los brasileños han comenzado a preocuparse por la carne que consumen.

Y no es para menos: Brasil es el principal exportador de estos productos en el mundo. Anualmente, el gigante sudamericano vende US$5.500 millones de carne de res y US$6.500 millones en pollo.

Su carne llega a 150 países, la mayoría de la Unión Europea y Asia. El sector representa el 7,2% de sus exportaciones, por lo que el escándalo ha sacudido las estructuras más profundas del gobierno de Michel Temer.

De acuerdo al reporte de la Policía Federal, tras una investigación de dos años, varias de las principales cárnicas del país, entre ellas JBS y BRF, "maquillaron" con productos químicos carnes que estaban en mal estado y no cumplían con los requerimientos para poder ser destinadas al consumo en el exterior.

Y algunos de sus mayores clientes han reaccionado: China prohibió la entrada de carne roja mientras la Unión Europea anunció que suspende las compras de carne, pollo y otros productos de las empresas implicadas.

El gobierno de Chile también se reunirá con representantes brasileños para aclarar las denuncias de la policía federal.

Por estas tácticas ilegales fueron arrestadas 38 personas. Además, el comisario de la Policía Federal Mauricio Moscardi también señaló que existía una red de corrupción dentro del gobierno para legalizar la carne "maquillada" en la que estarían implicados funcionarios del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, al que pertenece Temer.

Pero los representantes de las empresas niegan que las acusaciones de las autoridades brasileñas sean ciertas, aunque el escándalo ya los ha hecho perder cerca de US$1.900 millones en su cotización en la bolsa de valores de Sao Paulo.

En BBC Mundo hacemos un repaso de lo que hasta ahora se sabe del escándalo que fue considerado la "mayor operación de la policía brasileña" en la historia.

¿Qué reveló la Policía Federal en la operación "Carne Débil"?
El pasado viernes, el comisario de la Policía Federal reveló los resultados de una investigación que duró dos años y que involucró a 1.100 agentes de la fuerza policía, en los que se señalaban dos cosas:

1. Que empleados de las principales productoras cárnicas del país (entre ellas las gigantes del mercado JBS y BRF) adulteraban con productos químicos carnes que estaban "podridas" o en condiciones no aptas para el consumo humano dentro del territorio brasileño o para ser exportadas.

2. Que, para lograr la aprobación por parte del Ministerio de Agricultura, estas empresas habían creado una red de pagos de sobornos que involucran, según la policía, a varios funcionarios dentro del ministerio.

"Usaban ácidos y otros productos químicos, en algunos casos cancerígenos, para disimular las características físicas del producto podrido y su olor", explicó Moscardi.

Esos productos van desde vitamina C para disfrazar el color hasta conservantes por encima de los niveles permitidos por las entidades gubernamentales.

Respecto a la red de corrupción, Moscardi anotó que fueron emitidas 27 órdenes de captura contra empleados públicos, entre ellos varios fiscales sanitarios, que habrían aprobado estos productos "maquillados" para su venta y consumo.

Moscardi relató el diálogo que fue interceptado por la policía entre dos funcionarios, que revela cómo un cargamento con salmonella que había sido devuelto de Europa había sido aprobado por uno de estos empleados públicos para el consumo dentro del país.

El Ministerio de Agricultura señaló que había despedido a 33 funcionarios involucrados en la investigación.