Updated 4 months, 2 weeks ago

El Tití gris desafía la extinción

El Tití Gris Saguinus leucopus es una especie endémica colombiana. Ha sido clasificada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como una especie en peligro de extinción porque su población ha disminuido más de un 50% en las últimas 3 generaciones (18 años). Entre las causas se encuentra la pérdida de hábitat natural, la captura y el tráfico ilegal de especies. Sin embargo, ha sobrevivido continua su lucha en contra de la extinción.

Este tití solo vive en Colombia, pero no se encuentra en regiones debidamente protegidas. Se han adaptado a un hábitat degradado y fragmentado que se encuentra en la región de los Andes entre los 0 y 1500 metros sobre el nivel del mar. Hoy se encuentran distribuidos en un área de 29,000km en los departamentos del Tolima, Caldas, Antioquia, Córdoba, Sucre y Bolívar.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Javeriana de Bogotá, la cobertura vegetal en el área de distribución de la especie ha disminuido en un 85% y hasta el 80% de del boque nativo se encuentra en un proceso de recuperación. Además, la región sufre de altas tasas de deforestación causadas por el incremento de la ganadería, la construcción de infraestructura y la urbanización.

Para Thomas Defler, biólogo de la Universidad Nacional de Colombia el Tití gris se ve afectado principalmente por las actividades humanas. La caza es su principal amenaza porque luego de capturados los Tití son comercializados como mascotas. De acuerdo con la Unidad de Rescate y Rehabilitación Animal de la universidad esta es una de las especies más traficadas en el país.

Los Tití grises son más pequeños que un gato doméstico y pesan poco más de una libra lo que los hace fáciles de transportar. Asimismo, su pelaje es café plateado es atractivo y sus rasgos faciales los hacen agradables a la vista y unos de los preferidos para los traficantes.

Para combatir su extinción, desde el 2005 se creó un programa de conservación coordinado por la Asociación Europea de Zoológicos y Acuarios (EAZA) que cuenta con la ayuda de Wildlife Conservation Society desde el 2010.

El programa consiste en conservación in-situ y ex-situ que se concentra en la producción de conocimiento científico sobre la especie, su hábitat y su programa de reproducción en cautiverio. Además, han creado manuales para la unificación de su tratamiento ex–situ y el manejo de los centros de rehabilitación y zoológicos que manejan a los titís. Asimismo, crean campañas educativas.

De igual forma, la Wildlife Conservation Society y el Ministerio Colombiano de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible trabajan en conjunto para la implementación de un Programa Nacional de Conservación para continuar los esfuerzos ya hechos y concentrarse en conocer más a fondo sobre la genética y salud del Tití Gris.

 

LatinAmerican Post

María Andrea Márquez

Tags