Updated 4 months, 3 weeks ago

Elocop: una apuesta por la agricultura sostenible

Cuatro jóvenes campesinos de Pleyber-Christ, pueblo de Francia, se cansaron de no encontrar variedad en los productos de alta calidad de su mercado local. Para hacerlo, debían contactarse directamente con cada productor, un proceso poco práctico. Por esto, abrieron un mercado al que los productores pueden acceder sin intermediarios para distribuir sus productos. Además, esta tienda permite que interactúen con sus compradores para recibir su retroalimentación y adaptarse a sus necesidades.

Con Elocop, como se llama su negocio, Alain Le Bris, Pierre Gualandi, Eddie Hameury y Sandrine Le Feur, quieren cambiar los actuales patrones de consumo. Buscan privilegiar a los productos sanos libres de transgénicos y luchar en contra los terrenos baldíos. Todo en una experiencia de autoservicio, similar a los mercados tradicionales.

La apertura de Elocop este verano se dio gracias al apoyo del ayuntamiento local, que hace tres años comenzó un programa para revitalizar la región. Quiso fortalecer a los productores locales ante un declive en la actividad comercial de la zona. Ahora, se ha diversificado la producción para atender las necesidades de su comunidad e invitar a nuevos pobladores a la zona.

Este modelo ofrece una grandísima ventaja a los consumidores. Como prefiere el mercado local, tiene precios más económicos mientras tienen un mayor control sobre lo que están comprando. También los productores gastan menos en transporte porque trabajan únicamente para su región. Todo esto en una tierra que era considerada “desierta” y que ha encontrado un nuevo rumbo gracias a la agricultura.

Elocop es un ejemplo de la llamada economía colaborativa, una tendencia que cada día gana más adeptos a nivel mundial. En este modelo, las comunidades se unen para ellas mismas proporcionar los servicios que necesitan como sociedad. Son sistemas abiertos y flexibles que no dependen únicamente de la moneda y pueden ser en extremo beneficioso para las regiones rurales.

 

El Campesino