Updated 6 months, 4 weeks ago

Especies invasoras amenazan especies nativas

Según la Federación Internacional  de Fauna Silvestre las especies invasoras son una gran amenaza para la fauna silvestre nativa. Se denominan invasoras a cualquier organismo vivo que no es nativo de un ecosistema y le causa daño.

Pueden causar daños al medio ambiente a las economías locales e incluso a la salud de los seres humanos. Además se reproducen y establecen rápidamente. Pueden llegar a nuevos ecosistemas en barcos, productos de madera en el caso de algunos parásitos y también por el tráfico de especies.

Al establecerse cambian las cadenas alimenticias ya que pueden no tener depredadores directos y al adaptarse a un entorno se apoderan de un área. Puede haber una baja en la diversidad de un entorno determinado, e incluso pueden alterar las condiciones de un ecosistema, como el pH de la tierra.

 Sus amenazas pueden ser tanto alimentarse de especies nativas, ganarles en la búsqueda de alimento y otros recursos,  transmitir o causar enfermedades y matar a los especímenes jóvenes de las especies nativas.

El pez león es una de estas especies invasoras en el Caribe y los Estados Unidos. Son nativos del Océano Índico y fueron vistos por primera vez en la Florida en 1985. Se presume que pertenecían a colecciones privadas que fueron lanzadas al mar.

Pueden vivir décadas y se adaptan a cualquier hábitat marino y profundidad. Tienen 13 espinas venenosas en sus vertebras y 4 en sus diferentes aletas que pueden causar dolor e inflamación incómoda, sin embargo no es letal para los humanos. En el Caribe pueden poner hasta 2 millones de huevos anuales.

En Colombia fueron vistos en 2009, pero no fue hasta 2010 que su llegada se hizo oficial y en 2011 que se consideró como una especie invasora. Se alimentan de mas de 50 especies nativas y cada pez león come en promedio 100 gramos de alimento al día. En algunas regiones como San Andrés se estima que el hay una población de al menos 1 millón de peces león.

Sin embargo los seres humanos somos parte de la solución. Podemos incluirlos en nuestra dieta ya que su carne no es venenosa. Son de carne blanca y su textura se asemeja a la de una lubina. Además por cada pez león comido un promedio de 43,000 especies se encuentran en menor riesgo.

Otros casos que llaman la atención son las ratas y cabras que invadieron la isla de Redonda perteneciente a Antigua y Barbuda. Tal es su amenaza que el gobierno planea remover a todos sus individuos para salvar la fauna silvestre nativa.

"Salvaremos un número de especies endémicas que de otra manera enfrentarían la extinción, como la Lagartija de árbol de Redonda," dijo Sophia Steele, de Fauna and Flora International a Mongabay.

Las cabras serán llevadas a lugares más apropiados. Luego se usará veneno de ratas para erradicar las ratas de la isla. Este proceso tomara un estimado de 8 a 12 semanas y el veneno que se ha utilizado en otras 20 islas, dicen los ecologistas, no ha causado daños en la fauna nativa.

Por otro lado, los capibaras que son los roedores más grandes del mundo podrían convertirse en la próxima especie invasora de la Florida. Fueron llevadas como mascotas y algunos individuos han sido liberados a la naturaleza. Sin embargo, se les teme por el daño que pueden causar en la calidad de la tierra. Aunque no se reproducen tan rápido, se han registrado 50 capibaras sueltos en el norte de este estado.

Como método para conservar los ecosistemas nativos es importante conocer cuales especies son invasivas, dárselo a conocer a las autoridades pertinentes y no fomentar prácticas que puedan generar su llegada.

 

LatinAmerican Post