Updated 4 months, 4 weeks ago

Este año más de 20,000 animales han sido traficados en Colombia

La tenencia de mascotas, el consumo de su carne, uso de su piel o comercialización son las principales razones del tráfico de animales silvestres en Colombia. En lo que va del año 2016 20,415 ejemplares de fauna han sido ilegalmente comercializados en el país.

Los departamentos de Magdalena, Sucre, Bolívar, Cesar y Córdoba son los primeros en la lista de captura y caza ilegal de especies. En ellos han sido extraídos 11,197 animales de 5 especies en 2016: Hicotea (Trachemys callirostris), Iguana (Iguana iguana), Babilla (Caiman crocodylus fuscus), Canario (Serinus canaria) y Tortuga (Chelonoidis carbonaria).

Según Luz Amparo Pinto, jefe del Grupo Investigativo de Delitos Contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales (GIDAR) de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol, las modalidades de tráfico son distintas.

“Usan desde encomiendas o envíos humanos, hasta cajas de icopor en las que le hacen un microhábitat a las especies traficadas o antiguos rollos fotográficos en los que son transportadas pequeñas ranas venenosas, y botellas plásticas de bebidas gaseosas para pasar desapercibidos los controles policiales y filtrar aves exóticas como guacamayos de un lugar a otro,” declaró a Mongabay Latam.

Este tipo de métodos son considerados como crueles y causan la muerte a la mayoría de las especies en tránsito. De acuerdo a datos del GIDAR solo 1 de cada 10 animales traficados llega a su destino. Además, Pinto aclaró que en el país no existe ningún sistema de monitoreo que identifique la fauna silvestre, “así que es fácil que pasen sin que nadie sospeche.”

Los correos humanos es una de las técnicas más utilizadas y fue la empleada por la banda autodenominada “Los pajareros” para transportar pequeñas aves de un país a otro.

“Los pajareros” extraían aves de los departamentos de Tolima y Cundinamarca. “Se amarraban con cinta animales pequeños como pájaros, alrededor del cuerpo, que iban sedados para que pasaran desapercibidos y así atravesaban a otros países,” comentó Pinto.

Redes como esta pueden ganar entre 80 y 140 millones de pesos al año, estima la DIJIN.

La red criminal conformada por 8 personas fue desmantelada en julio, pero sus integrantes ya se encuentran en libertad. La mayoría de los detenidos por el delito de tráfico de fauna silvestre en Colombia quedan en libertad porque sus penas no superan el tiempo estipulado por la Ley 1333 de 2009 (48 a 108 meses).

En cuanto a las iguanas y las tortugas se han realizado más de 48,000 operativos por la Mesa Técnica Interinstitucional para el Control Ambiental en los últimos dos años. La extracción de huevos para la venta y el consumo de carne y la comercialización de mascotas son las causas principales para la sobreexplotación de estas especies.

Los cazadores de hicotea eligen dos temporadas para cazar a las hembras adultas, de diciembre a mayo y de julio a agosto. Estas son las temporadas donde las hembras desovan y son más vulnerables. Su comercialización se liga al consumo como parte de la tradición de Semana Santa y durante toda la Cuaresma por su carne blanca.

En el caso de las iguanas, en febrero la Policía Nacional detuvo un grupo que pretendía comercializar más de 50,000 huevos de iguana, cuyo destino era la ciudad de Cartagena. Estos huevos son considerados un manjar en el norte del país.

Las cifras oficiales de la Policía Nacional estiman que en 2016 se han decomisado 6,878 hicoteas, 1,505 iguanas y más de 80,000 de sus huevos, 1,144 tortugas morrocoy y 2,837 babillas o caimanes. En sus operativos han sido capturadas 5,060 personas.

Por otro lado, el tráfico de partes es otra modalidad de los criminales. Para identificar estos casos la Policía Nacional creó el primer Laboratorio de Identificación Genética Forense de Especies Silvestres de Latinoamérica. El laboratorio se encuentra en una etapa de validación de la calidad de sus técnicas, pero ya ha conseguido identificar partes.

Sus investigadores consiguieron identificar el tráfico de vejigas de peces dela costa colombiana con destino a la China. Las vejigas son consideradas como un plato afrodisiaco, vendidas en el mercado ilegal de China y Hong Kong. Según Greenpeace sus precios oscilan entre los 60,000 y 600,000 dólares por unidad.

Aunque este caso no constituyó un delito por la falta de información sobre el tema, fue el primer ensayo para el laboratorio, explicó uno de sus funcionarios a Mongabay Latam. Sin embargo, esta información será una herramienta para las autoridades ambientales y judiciales para combatir el tráfico de especies. 

 

Preparado por