Updated 4 weeks ago

Los problemas de Sebastián Piñera en su regreso a la política

El ex presidente y empresario, Sebastián Piñera, oficializó su candidatura al sillón presidencial de Chile. Pero, el ex presidente está inserto en polémicas que ponen en jaque su candidatura, debido a sus grandes piedras en el zapato: fideicomiso ciego y su conflicto de interés. Se le acusa haber comprado acciones de la pesquera peruana Exalmar, a través de Bancard- el family office que administra su patrimonio, cuya estimación bordea los US$2.500 millones -, entre noviembre del año 2010 y febrero del 2011, según consigna el diario electrónico El Mostrador.

Parte del problema, es que esta inversión no fue declarada en el fideicomiso ciego que el mismo Piñera –cuando era presidente-, la creó. En el presente, posee el 9,10% del capital total de la pesquera. Chile y Perú disputaron en La Haya un litigio en que el país peruano demandaba a Chile por el Triángulo Exterior a partir de la 80 millas náuticas; cerca del 70% de lo que aspiraba la demanda en el año 2008, en una zona pesquera de rica en especies. Aunque, tal como consigna el diario Pulso, habrían cerca de US$577 millones que podrían quedar fuera del fideicomiso que haría el ex presidente en esta nueva candidatura a la presidencia de Chile, debido a que Odisea, empresa en la cual Bancard tiene participación en la pesquera peruana Exalmar, solo participan sus familiares y no él, como señala la ley.

Otro problema que sumó el empresario y político fue la relación a la Minera Dominga. En el año 2010, cuando era presidente tomó una sensata decisión: a petición de la ciudadanía, pidió que se anulara el proyecto de la Central Termoeléctrica Barrancones. Sólo con un solo llamado desde la casa de Gobierno, selló  el cierre del proyecto. Un plan maestro, donde la popularidad del mandatario aumentaba por una decisión, en que decidió saltarse la institucionalidad ambiental por resguardar la Reserva Marina Islas Choros-Damas y la Reserva Nacional de Pingüino de Humboldt.

Pero dentro de toda buena acción, hubo algo que llamó particularmente la atención: dos de sus hijos y un amigo de ex presidente, tenían intereses comerciales en la zona donde el proyecto se iba a construir. Según señala radio Bío-Bío, señalaron que: “formaban parte de un proyecto que se venía gestando desde hacía más de un año, que por esos días agarraba fuerza y que sólo unos meses después empezaría a tramitarse en el Sistema de Evaluación Ambiental (SEA)". La familia de Piñera era uno de los mayores accionistas de la sociedad matriz de la minera Minera Andes, donde no hubo registro en su declaración de patrimonio e intereses cuando asumió como Presidente.