Updated 1 month, 3 weeks ago

Partido de Michel Temer retuvo el control del Senado

El senador Eunicio Oliveira, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el mandatario Michel Temer, fue elegido el miércoles presidente de la Cámara alta, con lo que esa formación retiene un cargo que ocupa desde 2006.

Oliveira tuvo como único contrincante al senador José Medeiros, miembro del Partido Social Democrático (PSD) y también de la base política de Temer, a quien se impuso en la elección interna por 61 votos frente a 10 e igual número de sufragios en blanco.

El nuevo presidente de la Cámara alta sustituirá al influyente Renán Calheiros, quien dirigió el Senado en los últimos cuatro años y concluye su segundo período consecutivo en ese cargo involucrado en una causa por presunta corrupción abierta por el Supremo a fines del año pasado.

Oliveira, de 64 años y casi dos décadas de vida parlamentaria, también asume el cargo bajo sospecha, pues la prensa local sostiene que ha sido acusado por ex directores de la constructora Odebrecht de haber recibido comisiones ilegales para influir en decisiones legislativas que favorecieron a la empresa.

Esas supuestas acusaciones figurarían entre los testimonios que 77 ex directores de la empresa prestaron ante tribunales en el marco de un proceso de cooperación judicial relacionado a la investigación de la vasta red de corrupción que operó en la estatal Petrobras.

Esas declaraciones ya han sido aceptadas por la Corte Suprema y continúan bajo un estricto secreto judicial, por lo que aún no se ha podido comprobar si Oliveira figura realmente entre los acusados por los ex directivos de Odebrecht, lo cual él niega a rajatabla.

Según la prensa local, esas delaciones podrían alcanzar incluso al propio presidente Temer y a algunos de sus ministros, quienes habrían recibido dinero de la corrupción para campañas electorales.

Pese a las dudas sembradas por la prensa sobre su posible vínculo con asuntos de corrupción, en la elección del miércoles Oliveira tuvo apoyo de la base política de Temer y también de la mayoría de los diez senadores del opositor Partido de los Trabajadores (PT).

En efecto, la principal fuerza de oposición votó dividida y siete de sus diez senadores respaldaron a Oliveira, lo que generó un principio de crisis en el partido de la ex presidente Dilma Rousseff, destituida en agosto pasado y sustituida desde entonces por Temer en un proceso que el PT califica de "golpe".