Updated 2 months, 1 week ago

REDD+ Colombia: el conocimiento ancestral es la base de la conservación

La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por deforestación en países en desarrollo fue propuesto en noviembre de 2005 durante la COP11 en Montreal. Asimismo, se propuso ofrecer estímulos positivos a la protección de los recursos forestales. Fue en 2008 cuando se creó la iniciativa REDD+ (Reducción de las Emisiones de la Deforestación y Degradación).

Para evitar que las comunidades perdieran soberanía sobre sus territorios, la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) decidió unirse a esta estrategia y adaptarla, basándose en sus conocimientos ancestrales. Así nació REDD+ Indígena Amazónico (RIA) que funciona en Perú, Brasil, Ecuador y Colombia.

Pía Escobar, Oficial de Gobernanza y Desarrollo Social de WWF Colombia dice que este es “Un modelo que busca incorporar de manera equitativa y culturalmente adecuada, los territorios, los pueblos y las organizaciones indígenas a las iniciativas nacionales REDD+.” WWF da un apoyo técnico a este proceso en Ecuador, Perú y Colombia.

Por su parte, Mateo Estrada, Coordinador de Territorio y Medio Ambiente de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC), dice que “RIA tiene que ver con un desarrollo ecosistémico más amplio.”

“La parte integral de los pueblos indígenas, la forma de vida que va en armonía con los recursos naturales y el medio ambiente; pero también tiene que ver con la espiritualidad y los servicios que ofrecen los pueblos en su transición de cultura. Esta es una propuesta acorde a los planes de vida indígena. Nosotros manejamos la gobernanza, el empoderamiento del territorio y la adaptación de las políticas públicas a nuestro contexto”, resalta Estrada.

Esta iniciativa está presente en una región con 169 resguardos de 56 pueblos diferentes y 52 lenguas, además de los pueblos que se encuentran en aislamiento voluntario. Busca ser un modelo de conservación a nivel nacional y no solo en territorios ancestrales.

Su plan piloto fue en el Resguardo Cuenca Alta del Río Inírida en el departamento de Guainía en 2012. Es habitado por 17 comunidades indígenas de los pueblos Puinave y Curripaco y cuenta con más de 2,700,000 hectáreas donde convergen una variedad de ecosistemas, fauna y flora.

“Este piloto lleva la visión indígena. Es una propuesta que nace desde las comunidades y tiene como línea base la gobernanza del resguardo, la estructura social, el contexto del territorio,” dice Arcángel Agapito, miembro del pueblo Puinave y líder de la iniciativa en la región.

Allí la deforestación es del 0.1% gracias a que se han seguido las tradiciones de gobernanza y conservación. Además, estas buscan evitar el desplazamiento de las comunidades y mejorar los medios de vida de las comunidades indígenas.  

Uno de los conocimientos ancestrales que aplican los pueblos en sus territorios es la agricultura itinerante. Consiste en utilizar los conucos (cultivos) durante tres años y luego abandonar el terreno para que se recupere de manera natural. Las comunidades buscan su subsistencia y no lucrarse.

Agapito espera que el RIA ayude a que “las nuevas generaciones conozcan su territorio, lo aprecien y lo cuiden. Dejarles desarrollo en armonía con el planeta y así mejorar los medios de vida de las comunidades para que no se desplacen del lugar que hoy habitan.”

Otro de los lugares donde se implementa este programa es La Chorrera en el Resguardo Predio Putumayo. En la zona el programa es liderado por la Asociación Zonal de Autoridades Tradicionales de La Chorrera. La información recopilada en este piloto sirve para replicarlo en otros territorios y tomar decisiones sobre cambios, mencionó Estrada.

Asimismo, el rol de la WWF es muy importante. Las organizaciones indígenas“a veces necesitan apoyos adicionales en los componentes técnicos como información cartográfica, información sobre contenidos de carbono, servicios ecosistémicos, amenazas al territorio, entre otros. La importancia de que las estrategias propias y culturales se mantengan en el tiempo,” comentó Escobar.

El futuro de la RIA en Colombia aún no está decidido, pero Estrada espera que este sea incluido en la estrategia nacional de REDD+ como capítulo especial. Por ahora se discute en la Mesa Indígena Amazónica Ambiental y de Cambio Climático (MIACC) y con la Mesa Regional Amazónica (MRA).

 

LatinAmerican Post.