¿Quién es quién en Social Media?

Tome un momento para detallar el minuto a minuto de su día.

 

Se levanta, apaga la alarma y da un vistazo a su teléfono móvil. Puede que lo deje a un lado, pero repetirá constantemente este movimiento a lo largo del día y si su trabajo es desde un computador, seguramente allí también se encontrará conectado.

No es nuevo el espacio que tiene la tecnología en nuestras vidas y menos la gran conexión que hemos desarrollado con las redes sociales; herramientas que han permitido a cada persona crear su propia imagen y proyección frente al mundo, además de permitir la comunicación y contacto con diversas audiencias y personas específicas.

Social Media se ha convertido en un hito importante dentro del entorno social y cultural de la actualidad, ya que, además de convertirse en plataformas publicitarias y entes de comunicación, han cambiado la forma de relacionarnos e interactuar. No obstante, todo cambio en el mundo implica una modificación profunda en el comportamiento humano.

Debido a la exposición generada por los medios sociales, la presión aumentó.

La comparación está a la orden del día, la aceptación se mide en likes, follows y shares, la relevancia se llama influencia y es un medidor de que tan importante es o no una persona para el mundo. Todo sucede a la velocidad del rayo y despiadadamente.

Lejos están los días en que las niñas malas hacían bullying en el colegio, determinando quienes pertenecían dentro de las altas clases sociales y quienes eran los parias. Ahora, el mundo entero es un gran salón de clases donde miles de ojos opinan sobre cada movimiento, generando ansiedad y estrés, además del interés adictivo en los feeds de los demás.

Según latamclick.com, México cuenta con 16 millones usuarios registrados en Instagram de los cuales 7.500.000 son hombres y 8.600.000 mujeres. Actualmente es el país de América Latina con más usuarios registrados en esta red.

Facebook sigue ganando la parada con la mayor cantidad de usuarios, con cerca 1’900 millones de usuarios activos, compartiendo sus opiniones, reacciones e interacciones frente a todos los que quieran escucharlas. Un escenario que puede resultar perturbador, para decir lo menos, para cualquier persona.

Es bien sabido que no todo lo que se ve en redes sociales es cierto; muchas vidas que vemos son construidas a la medida. En exploración de este concepto de fama, aceptación y popularidad, se creó la campaña de Instagram “Like My Adiction”, que presentaba una trendy chica parisina que en muy poco tiempo se llenó de seguidores y ganó influencia sólo para demostrar después que era un perfil falso que generaba conciencia sobre el alcoholismo en jóvenes adultos.

Más allá de lo exitoso de la campaña al llevar el mensaje de este preocupante tema, también dejó al descubierto como usar ciertos contenidos hace que las personas sigan y compartan las opiniones de otros.

Un tema para pensar, ¿Qué tanto realmente somos nosotros y qué tanto somos lo que nos dicta el parámetro digital?

LatinAmerican Post | Sylvia Rodríguez Casas.
Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…