¿Cómo llegó un ex-técnico del Chelsea a correr en el rally más peligroso del mundo?

André Villas-Boas es piloto de un Honda Hilux y es acompañado por su compatriota Ruben Faria

André Villas-Boas

André Villas-Boas es una reconocida personalidad en el mundo del deporte. Quien fuera técnico en uno de los mejores equipos de Oporto, de Chelsea, Tottenham, Zenit y más recientemente el Shanghai SIPG, estuvo compitiendo en el rally más famoso del mundo.

El portugués es piloto de un Honda Hilux y es acompañado, en su primera experiencia en el Rally Dakar, por su compatriota Ruben Faria. Este último es un ex motociclista, cuya mejor participación en la carrera fue en 2013, cuando terminó segundo en una moto KTM.

 “Mi humilde objetivo es llegar a la meta en Córdoba”, le dijo Villas-Boas al portal del Rally Dakar en una entrevista. Tal vez ese sea el reto más importante para el ex-técnico, pues no todos los que participan en la carrera la terminan. En las 9 participaciones anteriores de Faria, no pudo llegar a la meta en 3 oportunidades. 

Las carreras están en las venas de la familia Villas-Boas. El padre de André lo llevaba, cuando este era pequeño, a la carrera de la Fórmula 1 en el circuito de Estoril y al Rally de Portugal. Su tío, Pedro Villas-Boas, participó del Dakar en 1982 a bordo de un coche, cuando la carrera aún se corría entre París y África. 

¿Cómo ha sido el camino de André Villas-Boas para convertirse en piloto del Dakar?

“El Dakar ha estado en mi cabeza por algún tiempo” dice el ex-entrenador. En este sentido, la oportunidad de correr llegó en el momento perfecto para Villas-Boas. Recientemente, Villas-Boas terminó su contrato con su último equipo, el SIPG de Shanghai. Con este equipo alcanzó un subcampeonato, luego de reemplazar al legendario Sven-Göran Eriksson en el banquillo del conjunto chino. Curiosamente, la carrera cumple 40 años, los mismos que el técnico. 

Sin embargo, su sueño de participar en el rally no durará para siempre, ya que piensa reanudar sus actividades como entrenador en junio de este año. De hecho, no es para menos, pues el fútbol le ha traído muchas satisfacciones. En 2011 ganó la liga, la copa y la supercopa de Portugal y la UEFA Europa League con Oporto.  
 
Esta gran etapa en Portugal llevó al “Special Two” al Chelsea de Inglaterra. Allí ya había sido segundo entrenador, bajo el mando del gran José Mourinho entre el 2004 y el 2007, un periodo donde “los blues” ganaron dos ligas, dos copas de la liga y una FA Cup. Ya como el responsable del orden táctico del equipo londinense, a pesar de sus grandes expectativas, no demostró el dominio que lo consagró en el Porto y dejó el equipo al borde de la eliminación de la UEFA Champions League. Irónicamente, Roberto Di Matteo, su asistente técnico en el banquillo de Chelsea, tomó las riendas del equipo y logró ganar la Liga de Campeones y una FA Cup esa misma temporada.

Unos meses después llegó como entrenador a un rival de patio de su anterior equipo, el Tottenham. Si bien tuvo una de las mejores temporadas en la historia de ese club, en términos de su posición en la Premier League donde terminó 5°, a la temporada siguiente no fue capaz de mantener un buen rendimiento y fue despedido. 

En 2014, llegó a uno de los equipos más poderosos de Rusia: el Zenit de San Petersburgo. Aunque en su primer año solo logró un segundo puesto en la liga, al año siguiente se alzó con esta competición junto con la supercopa de Rusia. También ganaría la copa de ese país en 2016. 

Durante su etapa como técnico del equipo ruso, ya le rondaba la cabeza de tomarse un descanso del fútbol. “Mi primera idea fue [prepararme para el Dakar] justo después de mi periodo en el Zenit de San Petersburgo.” No obstante, uno de sus amigos cercanos le recomendó tomarse todo un año para prepararse para la competición y que participara en un coche.

Fue así como se contactó con Overdrive, el equipo que lo cobijó para correr en uno de sus Hilux para el Dakar 2018. Su coche no tiene patrocinador alguno, sino los nombres de algunas fundaciones de caridad como Laureus, Ace-Africa y APPACDM. Acompañado de Farias, Villas-Boas espera encontrar “en [el Dakar Rally] la mayor aventura de todas”.

Fin del viaje

Tras la cuarta etapa del rally, André Villas-Boas chocó con una duna. Si bien ya fue dado de alta, decidió abandonar la carrera por un fuerte dolor de espalda. 

LatinAmerican Post | Iván Parada Hernández

Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…