Los divorcios de Vargas Lleras

¿Qué tantas posibilidades tiene este político de convertirse en el siguiente presidente de Colombia?

Los divorcios de Vargas Lleras

Germán Vargas Lleras es un político agrio, falto de carisma, visceral en sus reacciones y cínico a la hora de ofrecer disculpas. Por eso que en Colombia (la tierra del “sí señor”, “por favor” y “gracias”) que un hombre como él tenga altas posibilidades de acceder a la presidencia, es poco menos que un chiste flojo. Con todo, el hasta hace poco vicepresidente ha demostrado ser un político hábil; sabe que aunque sus ultimas movidas parecen salidas de alguna novela macondiana, seguimos siendo un país con miedo, que pide a gritos alguna suerte de gamonal que nos explote, mientras aparenta que nos está protegiendo.

¿En qué otra razón nos podríamos amparar para explicar lo inaudito de que la candidatura presidencial de Vargas Lleras este prosperando? Este delfín criollo, cuya familia se ha mantenido en el poder por generaciones, ha demostrado sin ningún filtro que no tolera a los pobres. ¡Ni por fingir, como hace todo buen político!

No contento con eso el hecho curioso de que un hombre tan alejado de las gentes humildes como él busque firmas para inscribir su candidatura de modo independiente, tiene una lógica simple: el candidato ha militado políticamente en Cambio Radical, un partido político que se lleva el premio al más corrupto en Colombia, donde encontrar un político honrado es más difícil que ganarse el Baloto.

El flamante partido, que constituye el primer divorcio del Vargas Lleras, tiene un amplio prontuario: 41 congresistas investigados por parapolítica, de estos, 19 han sido condenados. Además tres gobernadores fueron destituidos, entre ellos Oneida Pinto, exgobernadora de La Guajira. En los últimos dos años se han iniciado procesos por corrupción a dos alcaldes de ciudades capitales y a más de diez municipales, avalados por el partido. La cereza del pastel es, sin duda alguna la condena de "Kiko" Gómez: 40 años de cárcel por homicidio. ¡Así cualquiera se lanza por firmas!

La política es un juego en el que se permite tener todos los matrimonios que se necesiten con el fin de perpetuarse en el poder; renovarlos o romperlos es mas simple aún, basta con entender los miedos de las masas para estar siempre del lado correcto.

Así nos lo probó en la última semana el hombre que en la época en la que nada se e escapa a las redes sociales, le dio un coscorrón a su escolta, cuando después de 3 años de militancia, se apartó de la unidad nacional para oponerse a la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz), y expresar sus reparos a un proceso que él y su partido venían apoyando supuestamente.

Si un hombre como Vargas Lleras es el próximo presidente del país, no solo en nada habremos cambiado sino que retrocederemos, a los tiempos en los que la guerra, donde los pobres pusieron los muertos, era la anestesia que nos hizo olvidar que nuestro gran problema es la corrupción.

 

Latin American Post | Yarley García

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…