El Tejo, un deporte ancestral

El tejo (o turmequé) fue reconocido por el Congreso de la Republica de Colombia como deporte nacional en 2000, aunque hace parte de los Juegos Deportivos Nacionales desde 1996. Tiene acreditación en la institución Coldeportes y en el Comité Olímpico Colombiano.

El juego consiste en lanzar un disco metálico (tejo) a una caja de madera y arcilla que tiene en su centro un anillo metálico y unas papeletas llenas de pólvora llamadas “mechas”. El objetivo del juego es detonar las papeletas y acumular puntos. De acuerdo a la precisión del lanzamiento, se establecen 1, 3 y 9 puntos, dependiendo de la cercanía del golpe al anillo de plástico y la detonación de la papeleta central.

Aquel jugador o grupo (de máximo 4 personas) que llegue a los 27 puntos, gana la contienda. El campo de juego tiene una extensión de 19,5m. planos y el disco de metal tiene un peso de 680gr.

El juego se ha extendido a otros países como Venezuela, Ecuador, Perú y España; es un emblema de la cultura popular colombiana. Originario de Turmequé, un municipio en el departamento de Boyacá, en el corazón de los Andes colombianos, el tejo fue creado por los indígenas Muiscas, un pequeño grupo de ascendencia Chibcha de hace más de 500 años.

El juego hacía parte de las tradiciones y rituales de convivencia y era practicado, en su mayoría, por hombres y jefes tribales. En su versión original, el disco metálico era de oro y era conocido como “zepguagoscua”, aunque las canchas también eran construidas con arcilla y barro. Después de la conquista española, el juego se popularizó y se integraron las reglas y el sistema de puntos que lo rige en la actualidad.

Si bien el juego tiene más presencia en el altiplano cundiboyacense, se ha expandido a todo el país y a los territorios vecinos luego de ser catalogado como deporte nacional. Esto implicó la creación de una Federación Colombiana de Tejo (Fedetejo) y todos los beneficios estatales para las ligas, clubes y torneos que se realicen. Como cualquier otro deporte institucionalizado, el tejo posee un himno particular, una oración al deportista del tejo y una versión urbana llamada “minitejo”.

El tejo en Colombia es practicado, generalmente, por hombres y mujeres mayores. El deporte es relacionado, a menudo, con otras prácticas autóctonas colombianas como escuchar vallenato y tomar cerveza o chicha, lo cual es desmentido por los jugadores profesionales. En el presente, el deporte se encuentra en un proceso de declive, puesto que ya no se practica de la misma forma que hace 50 años. Según los jugadores recurrentes, los jóvenes no están interesados en la actividad, lo cual puede causar que se desengrane de las tradiciones antiguas y autóctonas del país.

Recientemente, se han creado versiones modernas de este juego ancestral. El “tecnotejo” es una versión donde los puntos se registran en un tablero electrónico y no se usan ni papeletas ni pólvora, lo cual hace que el juego sea apto para niños de todas las edades.

En 2011, la empresa Big Teeeh Media desarrolló una aplicación móvil que transportó el juego a la nueva era de la tecnología. El Tejo World Tour es uno de los juegos gratuitos más descargados en Colombia, e, incluso, fue descargado en países como China, Malasia e Indonesia. El objetivo de sus creadores fue la divulgación de este símbolo nacional y la implementación de una nueva práctica que ellos mismos llaman “tejo virtual” donde se mezclan tradición y modernidad a una escala digital.

LatinAmerican Post | Juan Felipe Guerrero C.
Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…