¿Cómo va la adhesión de Colombia en la OCDE?

¿Qué es OCDE?

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es un grupo de 35 países que poseen economías estables y fuertes, cuyo objetivo es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social alrededor del globo. Su predecesora la Organización para la Cooperación Económica Europea (OCEE) se creó después de la Segunda Guerra Mundial con el fin de dirigir el Plan Marshall para reconstruir un continente que quedo devastado por la guerra. Sin embargo, fue en 1961 que la organización nació oficialmente cuando la convención de la OCDE entró en vigor.             

La organización fomenta esferas donde los gobiernos puedan trabajar conjuntamente para compartir, identificar, estudiar y analizar problemas comunes que conlleven a la consecución de políticas públicas efectivas para resolverlos. Además, realiza un trabajo de perspectiva que posibilite el cambio económico, social y ambiental. Sin dejar de lado, la medición de productividad Estatal y estudios de comercio e inversión, analizando y comparando datos para realizar pronósticos de tendencias.

Actualmente, solo dos países latinoamericanos pertenecen a la OCDE; a saber, Chile (2010) y México (1994). No obstante, los 34 miembros aprobaron una hoja de ruta para iniciar el proceso de adhesión de Colombia el 19 de septiembre de 2013 y, así se establecieron los requerimientos que debe cumplir para su futuro ingreso. De la misma manera, Costa Rica se encuentra en proceso de ingreso.

¿Qué le falta a Colombia para ingresar a la OCDE?

Desde que Colombia inició su proceso formal de ingreso a La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en el año 2013, la administración del Gobierno Santos no ha escatimado esfuerzos para la consecución de este objetivo, el cual es una de sus más ambiciosas metas a cumplir. Ahora, Colombia está a un paso de ingresar, después de cumplir con más de la mitad de la aprobación de los comités de la OCDE que establecen las buenas prácticas y estándares institucionales de la organización.

De acuerdo a la página web de la organización, Colombia ha sido aprobada en 21 de los comités. Estos cómites son: inversiones; cohecho en las transacciones comerciales internacionales; gobierno corporativo; mercados financieros; seguros y pensiones privadas; competencia; impuestos; medio ambiente; sustancias químicas; gobernanza pública; política regulatoria; estadísticas; economía; educación; salud; créditos para la exportación; agricultura; pesca; ciencias y tecnología; tecnología de la información y comunicaciones; y políticas del consumidor.      

Al gobierno de Juan Manuel Santos le quedan alrededor de ocho meses para cumplir dicho objetivo. Al momento, 21 comités han sido aprobados de los cuales faltan por aprobación el Comité de Comercio y el Comité Laboral, en donde se espera cumplir con los requisitos exigidos y obtener la aprobación por parte del Consejo General de la OCDE en París. Posteriormente, la integración será ratificada por el Congreso colombiano. Asimismo, se debe tener en cuenta las recomendaciones del ente multilateral como mantener el aumento en la inversión pública, financiar más programas de infraestructura a escala regional, implementar el programa de concesiones viales, modificación al esquema tributario de los licores y mejorar los esquemas de chatarrización y renovación del parque automotor en el sector financiero. Lo anterior, son las metas y recomendaciones a corto plazo que debe cumplir el Estado colombiano para ser miembro pleno de la organización.            

Beneficios para Colombia
 

Ahora bien, la integración de Colombia a este ente multilateral sería de gran beneficio, ya que pertenecería a un selecto grupo de países con las economías más influyentes en el ámbito económico que representan el 70% del comercio mundial y 80% del PIB del planeta. Además, el país que ingresa a esta organización internacional tiene el sello que lo identifica por el cumplimiento de sus buenas prácticas internacionales en temas relevantes como estabilidad financiera, normatividad laboral, desarrollo económico y ambiental, educación, entre otros. 

Sin embargo, según Sebastián Nieto, jefe adjunto para América Latina del Centro de Desarrollo de la OCDE, uno de los mayores retos de Colombia para alcanzar un desarrollo económico inclusivo es consolidar la clase media y la formalización laboral. Actualmente, de acuerdo a cifras del DANE, la informalidad laboral en Colombia para el 2017  está en un 47%. En este indicador Colombia deberá trabajar con políticas transversales -esquemas educativos de mayor calidad y mayor cobertura- que aborden de mejor manera la problemática.

Si Colombia desea ser parte de este grupo, debe apuntarle a mejores políticas económicas y laborales que estén encaminadas a fomentar y fortalecer el desarrollo económico de las clases baja y media. La inserción al mundo laboral formal se ha agudizado en los últimos años y es un aspecto que el gobierno no debe descuidar. De igual modo, se deben implementar políticas consistentes y lógicas para mantener un sistema económico estable y una estabilidad financiera eficiente.    

Con lo anterior, un lugar en la OCDE podría ayudar a Colombia a incrementar en gran medida su reputación en el sistema internacional como país que respeta las buenas prácticas, la economía de mercado y los derechos humanos. Una mejor reputación en los mercados internacionales, atraería mayor inversión al país impulsando el crecimiento económico y la generación de empleo.      

LatinAmerican Post | Camilo Salazar

Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…