Vigilantes: la fuerza que combate a Boko Haram

Los paramilitares nigerianos son parte crucial el la lucha contra el grupo terrorista

Vigilantes: la fuerza que combate a Boko Haram

La guerra contra Boko Haram en Nigeria cumple cerca de 15 años. En el último lustro este grupo, que juró lealtad al Estado Islámico, ha tomado mucha más fuerza y relevancia internacional tras el secuestro de 270 niñas de la región de Chibok en 2014; esto despertó el rechazo de la comunidad internacional

Desde entonces, el grupo armado ha atacado iglesias, pueblos, universidades, mercados e, incluso, mezquitas, ya sea con bombas o por acciones militares directas, en Nigeria, Chad, Camerún y Níger.

Read it in english: Vigilantes: the force against Boko Haram

Sin embargo, el ejército nigeriano no ha sido capaz de desmantelar el grupo rebelde por su propia cuenta. Cerca de 26,000 combatientes del grupo conocido como "Vigilantes", un grupo paramilitar que pelea contra el Boko Haram in el noreste de Nigeria, ha ayudado a las Fuerzas Armadas a expulsar al grupo islámico de distintas poblaciones en el norte de Nigeria.

El grupo llamado "Fuerza Civil de Acción Conjunta" (FCAC), mejor conocidos como "Vigilantes”, nació en 2013 en Maidiguri, capital de la provincia de Chibok. Fue fundado por civiles para hacerle frente a Boko Haram, quienes controlaban la región.

A pesar de la eficiencia del grupo en el campo de batalla, varias organizaciones de derechos humanos acusan a los Vigilantes de cometer varios crímenes, desde extorsión a violaciones. Ante estas acusaciones, los líderes aseguran que solo se trata de "un puñado de malas personas" y enfatizan en el precio que han tenido que pagar en la guerra (670 de sus miembros muertos en combate).

 La mayoría de los vigilantes son desempleados y están dentro de la edad laboral vigente del país. Es por esto que el FCAC le pidió al Gobierno que les provea salarios y así convertirse en un grupo paramilitar oficial.

Muchos expertos temen por el aumento del poder de los Vigilantes. Estos podrían convertirse en un problema el día en que el Boko Haram sea derrotado y ya no haya un enemigo común. Nigeria quedaría con un grupo paramilitar que controla un vasto territorio y unas Fuerzas Armadas que ya demostraron ser incapaces de controlar el norte musulmán.

 

Latin American Post | Santiago Gómez Hernández

Copy edited by Susana Cicchetto

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…