Irak: los descubrimientos arqueológicos que trajo la guerra

Las incursiones del Estado Islámico llevaron a que se encontraran restos arqueológicos de Mesopotamia

Irak: los descubrimientos arqueológicos que trajo la guerra

Por algo que se destacó la ciudad de Mosul, Irak, fue por el reconocimiento de valores como la tolerancia, la buena convivencia, y pilares de solidaridad por y para las distintas religiones, y etnias, que aun allí habitan. Sin embargo, fueron las amenazas, la extorsión, los secuestros, asesinatos, y la guerra sectaria lo que le dio poder al terrorismo, y le permitió establecer su califato y su guerra por un periodo de tres años aproximadamente: desde Junio de 2014 hasta la fecha.

Gracias a la intervención de la coalición anti-terrorista liderada por Estados Unidos, en apoyo de Irán, Irak, Turquía, Rusia, y los combatientes kurdos, Mosul vuelve a darle la acogida a sus casi 2 millones de habitantes, quienes esperan recuperar no la totalidad, pero sí una parte de sus vidas, pues sus bienes materiales y el territorio que el terrorismo les arrebató y los obligó a adentrarse en rumbos desconocidos en los que la mayoría encontraron la muerte.

Las riquezas y los tesoros que no fueron arrebatados

Entre las ruinas, los túneles, y los bombardeos que dejo de por medio la sangrienta guerra contra el Estado Islámico (DAESH por sus siglas en árabe), quedaron obras y tesoros arqueológicos intactos que para algunos arqueólogos del Museo Británico puede significar un importante valor tanto histórico como cultural.  Resulta increíble que, tras la devastadora incursión que sufrió la ciudad de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, y la que se consideró como el bastión del terrorismo conserve aun piezas como: unos fragmentos de una tableta fundacional en mármol del gobernante sumerio Ur-Bau, una placa de terracota con una pareja sumeria, y dos sellos cilíndricos, uno perteneciente a una deidad y otro en el que se plasma la escena en la que varias deidades aparecen rindiendo tributos y ofrendas frente al dios del sol. Tras ser recuperados, estudiados y analizados, estos objetos fueron entregados al Museo de Irak, en la ciudad de Bagdad.

Para un país como Irak, considerado para muchos como un territorio hostil en el que se han librado miles de batallas, y el cual ha sufrido los devastadores efectos y consecuencias de la guerra, resulta increíble que conserve aun intactos hallazgos como yacimientos arqueológicos, túneles y trochas que en su momento impulsaron y explotaron la agricultura propia del territorio, y así mismo la exploración de antiguas ciudades, poblaciones, y canales que estos mismos en su momento fueron pilares de riqueza y desarrollo en la antigua Mesopotamia. 

 

Latin American Post | Sebastián Muñoz

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…