Se sospecha que la administración de Peña Nieto investiga a cualquiera que se oponga a su gobierno

México usa a Venezuela como cortina de humo

Mientras el gobierno de Enrique Peña Nieto se centra en cuestionar el régimen venezolano por las múltiples violaciones a las libertades políticas y civiles, además de respaldar las imposiciones unilaterales por parte del gobierno estadounidense de Donald Trump, dentro del país mexicano la situación se torna cada vez peor. La organización Semáforo Delictivo reportó que, en los seis primeros meses del año, 12 mil 155 personas fueron asesinadas en las 32 entidades federativas del país, lo que demuestra la gravedad de las circunstancias del país norteamericano.

Parecería que el país está envuelto en una guerra de la cual nadie quiere hablar. Es más fácil cuestionar al enemigo extranjero que a sí mismo. Por ejemplo, el canciller mexicano y amigo cercano al presidente, Luis Videgary Caso, dijo durante la pasada Asamblea de la OEA que la situación de Venezuela eran “alteraciones al orden democrático”, lo cual resulta sumamente contrastante con el espionaje que lleva acabo el gobierno mexicano contra periodistas, defensores de derechos humanos, abogados e investigadores que han corroborado diversas organizaciones de la sociedad civil. 

Por mencionar un ejemplo, la organización Mexicanos Unidos Contra la Corrupción encontró que la empresa que le vendió el malware para espiar llamado “Pegasus” al gobierno mexicano fue sólo una fachada. Se descubrió que el Grupo Tech Bull fue fundado en el 2013 y tan sólo un año después, sin tener antecedentes empresariales, le vendió al gobierno mexicano un malware espía por aproximadamente $7.400.000 dólares estadounidense. Además, la empresa registró estar ubicada en un predio en una barranca, pero uno de sus dueños dijo que no la conocía y que no sabía nada del tema. Lamentablemente, el gobierno mexicano está más preocupado por Venezuela que por México, mientras que en su territorio hay claras acusaciones en su contra por espiar a personajes críticos contra el régimen de Peña Nieto.

El caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa sin duda ha sido el lastre de este gobierno incapaz, ineficiente, omiso, corrupto. Ahora sabemos que espió a los defensores y en dos años no se ha sabido qué sucedió con ello, mas no por no tener pruebas suficientes sino porque el mismo gobierno no ha querido investigar a profundidad. Si bien en un inicio se detectó que 18 objetivos fueron espiados por el malware Pegasus, en días pasados Citizen Lab, de la Universidad de Toronto, dio cuenta que el Grupo Interdisciplinario de Investigadores Independientes también fue espiado. Esto tiene una relevancia importantísima porque ellos fueron designados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para llevar el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, los cuales, en sus diligencias contrariaron la “mentira histórica” que el gobierno de Peña Nieto ha buscado sustentar.

Así mismo, el 1 de agosto el mismo Citizen Lab determinó que los abogados Karla Micheel Salas Ramírez y David Peña Rodríguez, quienes atendían el multi-homicidio en la colonia Narvarte, la red de prostitución del priista Cuauhtémoc Gutiérrez y los amparos ciudadanos contra el despido del equipo de Aristegui Noticias de MVS, también fueron espiados. El periodista Rubén Espinosa, quien se encontraba refugiado en Ciudad de México, fue asesinado por criticar a Javier Duarte con relación al caso de la colonia Narvarte.

Desgraciadamente, el mismo gobierno se investigará a sí mismo, con lo cual se perdería la imparcialidad que debe caracterizar cualquier diligencia, así como lo manifestó Daniel Tapia Montejo, encargado para México de La Oficina Ecuménica para la Paz y la Justicia de Múnich: “sin una investigación independiente del caso, siempre quedará la desconfianza en los resultados de la misma, pues el Estado se estaría investigando a sí mismo”. El Gran Hermano de Orwell pasó de ser una representación de ficción al terror de una dictadura silenciosa, que hurga en la intimidad de sus opositores para poder, a convertirse gobierno mexicano encabezado por Enrique Peña Nieto.

 

Latin American Post | Leonardo Daniel

Copy edited by Susana Cicchetto

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…