Venezuela cierra fronteras con las islas ABC frente a la escasez

El gobierno del país en crisis, que había decidido cerrar su frontera con Aruba, Bonaire y Curazao el pasado viernes 5 de enero, ha extendido la medida por tiempo indefinido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nicolás Maduro nuevamente decide cerrar las fronteras de Venezuela a sus vecinos para evitar el tránsito de mercancías entre países. El pasado viernes 5 de enero, durante la reunión de ministros que es transmitida por televisión, Maduro decidió cerrar por 72 horas las fronteras aérea y marítima con tres islas del Caribe; después de indicar que a través de estas rutas se estaban desviando importantes productos venezolanos al exterior. Las afectadas con esta medida fueron Aruba, Bonaire y Curazao, tres islas pertenecientes al territorio de ultramar de los Países Bajos y que según Maduro "se llevan el oro, el coltán, los diamantes, productos alimenticios".

El presidente venezolano ha dicho que: "he ordenado la toma de todos los puertos y aeropuertos por donde nos comunicamos y se hace labor de intercambio comercial y de pasajeros con Aruba, Curazao y Bonaire y anuncio que a partir del día de hoy y por 72 horas se cierra todas las comunicaciones por aire y mar con estas islas para establecer una reestructuración y defensa de los intereses económicos de Venezuela".

Esta medida, que inició como la aplicación del Plan Centinela de la Soberanía y contra el Contrabando por 72 horas, ha sido extendida. Indicado por el vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, el cierre fronterizo se mantendrá hasta que el ejecutivo de su país se reúna con las autoridades de las tres islas y un plan de acción sea definido. Como bien fue definido en su cuenta de Twitter, El Aissami indicó que “no vamos a permitir más agresiones de estas organizaciones criminales, y exhortamos que se deje de lado la inacción que fomenta la impunidad y se actúe para detener esas mafias que perturban la relación histórica con estos hermanos pueblos del Caribe”.

Las islas ABC, como son conocidas por sus iniciales, han sido siempre uno de los destinos principales de los venezolanos. Si en otra época eran elegidas como destino turístico por sus paisajes paradisíacos y su proximidad a menos de 100kms de las costas continentales, actualmente estas islas representan una vía de salida de los venezolanos a Europa y un mercado de productos alimenticios y otros bienes que son hoy en día escasos en Venezuela.

De hecho, se sabe que el mercado de estas islas ayuda a suplir la demanda local en períodos de escasez. Por este motivo, se cree que la decisión del gobierno de Nicolás Maduro responde no a una verdadera fuga de oro y coltán, sino a una respuesta del gobierno frente a la situación de escasez que se vive en varias regiones de Venezuela, y que ha llevado a los protestantes a tomarse comercios privados y hasta depósitos de comida de la cadena estatal que distribuye los productos subsidiados.

Sin embargo, el cierre de estas fronteras no llega como una sorpresa pues el mandatario venezolano había hecho alusión a este posible cierre a mediados de diciembre, cuando criticó a los empresarios nacionales de llevarse fuera del país los productos subsidiados por su gobierno, para ser revendidos en las islas.

Uno de los primeros en manifestarse en contra de la decisión de Maduro fue el primer ministro de Curazao, Eugene Rhuggenaath, quien definió la medida de Maduro como unilateral y no consultada. Rhuggenaath indicó a medios locales que "lamentamos ese anuncio porque no había contacto previo o conversaciones diplomáticas para ver qué podemos hacer conjuntamente para combatir el contrabando o tráfico de productos ilícitos como armas y drogas".

La situación económica en Venezuela parece ser cada vez más difícil, pero las medidas tomadas por el gobierno no logran tapar los agujeros dejados por años de saqueo y malversación económica. La medida de cerrar la frontera con las islas, lejos de resolver problemas de contrabando, incrementa la escasez de productos importados en Venezuela y afecta directamente a la población local.

 

Latin American Post | Laura Delgado

Copy edited by Laura Rocha Rueda

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…