Finlandia: 100 años de independencia

El 6 de diciembre, el país Europeo celebrará su día por todo lo alto

Finlandia: 100 años de independencia

Read in English: Finland: a 100 years of celebration

Finlandia ha creado un comité especial dedicado a los preparativos de las fiestas que se han realizado durante todo el 2017 y que culminan con la celebración oficial del itsenäisyyspäivää o Día de Independencia.

Con el apoyo de diferentes países en todos los continentes, las celebraciones del 6 de diciembre incluirán la iluminación de icónicos monumentos con los colores de la bandera finlandesa, azul y blanco. Desde el continente americano, por ejemplo, participarán en las iluminaciones el Cristo Redentor de Río de Janeiro, el centro cultural Usina del Arte en Buenos Aires y las Cataratas del Niágara en Canadá.

A nivel nacional, la fiesta de las luces también se encargará de iluminar cinco monumentos nacionales bajo el concepto de “lugares extremos con un calendario extremo”. El encargado de este proyecto es el artista Kari Kola quien, en nueve días, alumbrará espacios famosos a lo largo de la nación finlandesa como el castillo de Olavinlinna en Savolinna, la montaña Saana en la región de Laponia y, finalmente, el castillo de Turku el 6 de diciembre.

“Juntos”

Las celebraciones de la independencia han sido bautizadas bajo el lema de “Juntos” evocando el sentido de unión característico de este pueblo nórdico. La idea que finlandeses y amigos de Finlandia participen juntos en las celebraciones del centenario de esta nación parte del concepto original de cómo juntos fue posible construir una nación independiente que se ha mantenido democrática durante sus 100 años de historia. Por todo esto, una de las celebraciones pautadas para la vigilia del 5 de diciembre es el compartir café y pasteles con vecinos y amigos en las calles, mientras se espera la llegada del día de la Independencia.

Un poco de historia

El territorio nórdico de Finlandia pasó durante largos períodos de su historia de las manos del Reino de Suecia a las manos del régimen ruso, bajo el nombre de Gran Ducado de Finlandia. A mitad entre la cultura europea occidental y la fuerte tradición rusa, el pueblo finés, o finlandés, desarrolló una cultura propia enriquecida también por sus antepasados nórdicos e indígenas. No en vano, en la actual Finlandia sobrevive uno de los pueblos indígenas europeos más tradicionales, conocidos como los sami.

Si bien los deseos independentistas de los pobladores del Gran Ducado de Finlandia comenzaron a desarrollarse unos años antes, fueron las Revoluciones rusas de Febrero y Noviembre las que permitieron al pueblo finlandés declararse como una nación independiente durante la caída del régimen zarista en 1917. El apoyo del pueblo ruso fue fundamental por ser la primera nación en reconocer la existencia de Finlandia como país el 4 de enero de 1918.

Meses después de la Declaración de Independencia, estalló en este territorio nórdico una guerra civil entre dos facciones que buscaban el poder: la ‘Guardia Roja’ apoyada por los soviéticos y la ‘Guardia Blanca’ apoyada por los alemanes. De esta guerra civil nació la república como modelo político que se mantiene hasta el día de hoy bajo un sistema abiertamente socialista, famoso por su protección social y excelentes resultados en educación.

Durante el siglo XX, Finlandia trabajó en constituirse como una nación independiente y tuvo que defenderse de los ataques rusos recibidos durante la Segunda Guerra Mundial. Aún así, el país ha trabajado duramente en modernizarse desde su tradición agrícola para constituirse como una nación a la vanguardia en tecnología y servicios.

 

Latin American Post | Laura Delgado

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…