La economía colombiana: al borde de la recesión

La economía colombiana

La tasa crecimiento del PIB es baja, los sectores público y privado tienen poca confianza y la administración de Juan Manuel Santos se está debilitando. Una crisis está en camino.

El pesimismo está en el aire. Los medios colombianos han dicho, una y otra vez, que la gente está decepcionada con el estado de la economía. Además, las protestas que se están tomando las calles son una prueba clara del descontento, que, a su vez, se alimenta de los bajos salarios y las malas condiciones laborales. Y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística –DANE– publicó las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre del año: un preocupante 1,1%. Los analistas coinciden en que con estos números, hay razones para preocuparse por la posibilidad de una recesión.

Mientras que algunos tratan de mirar los aspectos positivos de la economía colombiana –la baja inflación y la expansión del sector agrícola–, es difícil escapar de la realidad del país: el comercio exterior no está en su mejor momento y, a pesar del reciente anuncio de negociaciones entre Australia y la Alianza del Pacífico –de la cual Colombia es parte–, todavía hay un largo camino para ver mejoras considerables.

La incertidumbre política, los riesgos asumidos en el proceso de paz y las inminentes elecciones disminuyen la probabilidad de cualquier reforma importante que pueda reorientar el futuro de la economía colombiana en el corto plazo. Esta falta de acción aumentará la insatisfacción de los colombianos y esto, según analistas, reducirá la confianza de los consumidores. A pesar de que la economía suele moverse en ciclos, los empresarios colombianos no están tan seguros de que los próximos meses vayan a mostrar mejores condiciones.

¿Qué recomiendan los expertos? En una reciente entrevista realizada por la Revista Semana, Bruce Mac Master –presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia–, Jorge Humberto Botero –exministro de Comercio Exterior–, Cecilia López –economista–, Salomón Kalmanovitz –profesor de la Universidad Jorge Tadeo Lozano – y Santiago Castro –presidente de Asobancaria– dieron su opinión sobre qué debe hacer el país para superar la desaceleración de la economía.

Mientras que Mac Master se centró en la responsabilidad de los empresarios y las políticas gubernamentales para estimular su crecimiento, Botero se mostró preocupado por los niveles de desempleo. La opinión de Botero es preocupante porque no representan un plan real para el sector público ni el privado. López argumentó que la agricultura es crucial para el crecimiento económico. Kalmanovitz se centró en la importancia de una reforma tributaria progresiva –que, como señalan los analistas, es una de las medidas más difíciles de poner en marcha– y Castro resaltó la necesidad de recuperar la confianza del consumidor.

Los puntos de vista de expertos y analistas son variados y, si los seguimos, requieren una revisión completa de la economía. ¿Hay espacio para un cambio tan significativo? Sea cual sea la respuesta, los colombianos esperan una solución. Y es mejor que sea rápida.

LatinAmerica Post | Juan Sebastian Torres

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…