¿Por qué el envío de remesas de EE.UU. a México batió récord en 2017?

2017 fue un año de cambios migratorios en territorio americano, los cuales afectaron principalmente a la comunidad hispana inmigrante en EE. UU. La eliminación del programa DACA, la suspensión del TPS y la constante amenaza de deportar a miles de inmigrantes indocumentados, marcaron el calendario anterior. Bajo este panorama, las remesas enviadas desde EE.UU. a México alcanzaron el nivel más alto de la última década. 

Un reporte emitido por el Banco de México expuso que de enero a noviembre de 2017 entraron 26.167 millones de dólares a territorio mexicano, proveniente de remesas enviadas desde Estados Unidos. Comparado con 2016, esta cifra aumentó en un 6,15%, ya que durante el año mencionado, entró un total de 24.650 millones de dólares. 

La caída que ha tenido el peso mexicano, durante los últimos dos años, ha motivado el creciente envío de remesas. Sin embargo, se cree que uno de los factores que más impulsó este suceso durante 2017, fue el temor generalizado de muchos inmigrantes que podrían ser deportados y por ende adelantan el envío de remesas con una constancia y liquidez mayor. 

“(El aumento de remesas) se debe en parte a posibles cambios en las políticas de migración. Los migrantes están enviando sus ahorros de vuelta a casa en caso de que tengan que regresar”. Así lo explica el documento entregado por el Banco de México, el cual agrega que el crecimiento económico presentado por Estados Unidos durante el pasado año y su respectiva recuperación en el mercado laboral ayudaron a aumentar este tipo de remesas. 

Es importante resaltar que 2017 fue un año de desastres para México. Golpeado por dos terremotos y varios huracanes, el país Azteca debió soportar millonarias pérdidas materiales e invaluables vidas humanas. Dichas catástrofes pudieron haber motivado también el envío extra de remesas al país, ya que estas se convierten en salvavidas para las naciones en desarrollo y son la principal fuente de ingreso de miles de familias mexicanas. 

El muro que se levantará con remesas 

Un estudio realizado en 2015 por el banco BBVA, demostró que las remesas que entran a México provenientes de EE.UU., alcanzan una cifra mayor que el dinero obtenido por las exportaciones petroleras que realiza el país latinoamericano. Como consecuencia, el presidente Donald Trump inició su mandato amenazando con “incautar todos los pagos de remesas derivados de sueldos ilegales” y construir con tal dinero el muro fronterizo que dividirá las dos naciones. 

De cumplirse dicha intención, millones de ciudadanos mexicanos, la mayoría de ellos viviendo ya en condiciones de pobreza, quedarían desamparados. Adicionalmente, centenares de micronegocios, como salones de belleza y restaurantes se verían afectados, pues de acuerdo con informes del BBVA, un gran porcentaje de quienes reciben remesas en México, han creado pequeños negocios de difícil sostenimiento autónomo. 

El gobierno de Trump también ha manifestado su interés de deportar a los tres millones de indocumentados con antecedentes judiciales en el país, para luego iniciar un proceso más complejo y conseguir sacar de EE. UU. a los cerca de nueve millones de migrantes restantes. Esta presión, sumada al recrudecimiento en las leyes migratorias, genera en los indocumentados un claro afán por salvar sus ahorros, antes que nuevas normas o posibles deportaciones sean aplicadas. 

Pese al temor generalizado y a la retórica xenófoba creada por el gobierno, la cifra de deportaciones desde EE. UU. a México ha disminuido. Según datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaria de Gobernación, de enero a noviembre de 2017 se registraron 151.647 deportaciones, mientras en el mismo periodo calculado durante 2016, 205.000 mexicanos fueron repatriados. 

Latin American Post | Krishna Jaramillo


Copy edited by Marcela Peñaloza
 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…