fbpx

Colombia: Uber contra todo pronóstico

La compañía se ha mantenido a flote, incluso después de demandas y ataques

Colombia: Uber contra todo pronóstico

La reconocida empresa de la aplicación que proporciona una red de transporte privado llegó a Colombia en 2013. Con una alta expectativa e innovación tecnológica logró impactar a un público que aclamaba un servicio de mayor calidad al prestado por las otras alternativas de movilidad que hasta el momento estaban disponibles en el país latinoamericano.

Hace cuatro años Uber inició operaciones, pero con ello no solo trajo una llamativa solución, sino todo un amplio conflicto con el gremio taxista. Este gremio es la mayor fuerza de transporte público en Colombia, sobre todo en Bogotá. Desde ese momento la palabra ilegal es el fantasma que persigue a esta empresa, pero que a pesar de ello sigue en pie y gana adeptos y socios con el paso del tiempo.

Los ataques contra Uber han tenido el peso de grandes instituciones. La primera de ellas es el Ministerio de Transporte, que ha intentado de todas las formas posibles impedir el funcionamiento de la plataforma. La entidad argumenta que viola las normas vigentes, lo que la lleva a ser catalogada como ilegal. Uno de los golpes más duros contra la compañía fue ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, donde se aceptó una demanda que solicitaba bloquear la aplicación en el país. El argumento principal del Ministerio fue que dicha plataforma digital utiliza el espectro radioeléctrico, el cual es un bien público, para su funcionamiento.

Dicha demanda captó la atención de todo el país, pero con lo que no contaba MinTransporte fue con que el sector tecnológico se opondría, al asegurar que restringir la aplicación iba en contra del desarrollo digital. Asimismo, El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y la Agencia Nacional del Espectro (ANE), quienes fueron vinculadas al proceso, fijaron una posición contraria. Sostuvieron que bloquear Uber en el país viola el principio de neutralidad de internet, el cual es muy claro cuando afirma que los datos y contenidos deben transitar por la red por igual sin ser discriminados por el contenido o tipo de plataforma. De acuerdo con la entidad, el Artículo 56 de la ley 1450 de 2011 es el encargado de señalar que el Estado no puede restringir el acceso y uso a cualquier contenido en Internet. 

Debido a que dicha demanda no tuvo progreso por las diferentes posiciones de los Ministerios, otras medidas en contra de la plataforma surgieron, como la organización de taxistas para la persecución a conductores Uber. Esto ha dejado un balance preocupante de violencia y actos que se salen del conducto regular y legal para enfrentar un caso como el de la aplicación en el país.

A pesar de los fuertes vientos legales e ilegales que ha enfrentado Uber su carta de presentación ha sido la calificación de quienes usan el servicio y de quienes trabajan como conductores de la aplicación. Sin embargo la situación legal es algo que debe solucionarse y negociarse. La empresa ha estado dispuesta a esta propuesta, pero la falta de unidad en las entidades reguladoras y el gremio taxista, el cual se opone a la competencia, han hecho casi imposible que se regule el servicio. No obstante, esto no ha impedido que Uber siga satisfaciendo las necesidades de los usuarios.

 

Latin American Post | César Augusto González

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…