fbpx

Se extinguió el rinoceronte blanco, ¿y qué?

La reciente extinción del último rinoceronte blanco macho ha causado drama en las redes sociales, pero el peligro de perder las abejas ha sido casi ignorado

Se extinguió el rinoceronte blanco, ¿y qué?

Read  in english: The white rhinoceros became extinct, so what?

El pasado lunes se conoció la muerte de Sudán, el último rinoceronte blanco macho del norte que quedaba en todo el mundo. El viejo ejemplar de 45 años vivía la reserva de Ol Pejeta en Kenia y debió ser sacrificado por complicaciones en su salud debido a su avanzada edad. A su muerte, solo deja 2 hembras más pertenecientes a su misma subespecie: su hija y su nieta (Najin y Fatu).

De acuerdo con las redes sociales del parque natural, en las últimas 24 horas de Sudán el rinoceronte sufrió por sus alteraciones degenerativas en sus músculos y no era capaz ni de levantarse.

A pesar de la muerte de Sudán, su material genético fue preservado y será utilizado para intentar reproducir la especie y no perder a especie. Esto representa una gran pérdida en temas de biodiversidad, ya que las características únicas que posee esta subespecie, se perderán en la historia.

Sin embargo, la muerte del rinoceronte no representan grandes problemas ambientales. Primero, porque las intenciones por salvar a la especie de rinoceronte blanco está enfocada en técnicas de fertilización con esperma que fue recuperada de Sudán y de otros rinocerontes muertos, junto con óvulos de rinocerontes hembras vivas.

Segundo, la subespecie hermana del sur sigue viva, a pesar de la caza que ha dejado se encuentra en un estado de conservación como "Casi Amenazado" y hay poblaciones de este en varias partes del sur de África, en especial en Sudáfrica. Hay cerca de 20 mil especímenes de esta especie, lo que mantiene viva la esperanza de toda la especie.

Por otra parte, la extinción de la subespecie no representa un gran daño en el hábitat. El rinoceronte se alimentaba de hierba y no tenía casi ningún depredador. Muy distinto es el caso de las abejas, que con su  muerte, también terminarán matando a miles y millones de seres humanos y de otras especies.

En una de esas tantas frases que se le atribuyen al científico alemán Albert Einstein sin saber si son ciertas, este supuestamente dijo que "si la abeja desapareciera del planeta,  al hombre solo le quedarían 4 años".

El uso irresponsable de agroquímicos vienen disminuyendo la población de abejas en el mundo. Debido a estos pesticidas, las abejas pierden su capacidad de orientación y terminan volando sin rumbo hasta morir.

Adicionalmente, los incendios, especies exógenas y  reducción del hábitat también han afectado a la población mundial de abejas en el mundo.

Ahora estos insectos están en riesgo de extinción y con su muerte, también la tercera parte de los alimentos que consumen los humanos. Solo en Estados Unidos, las colmenas de abejas pasaron de 5 millones en 1988 a 2.5 millones en el 2015.

Y es que los focos de la extinción se  la llevan los rinocerontes, los osos polares y los pandas, pero no somos conscientes de que estos pequeños animales son mucho más importantes para nosotros y para el planeta.

Esto es debido a que las abejas, mientras van en busca de polen en las flores, también son las encargadas de dispersar las semillas de estas plantas y así colaborar a transportarlas de flor en flor.

De acuerdo con un estudio de la universidad de Stanford, los insectos polinizadores aportan cerca del 10% de la producción agrícola  a nivel mundial. Esto afectaría mayor mente a las regiones del mundo ya castigadas por el desabastecimiento y las hambrunas.

Ojalá los seres humanos empecemos a tomar consciencia de estos pequeños insectos, ya que si decidimos no salvar al rinoceronte blanco, con las abejas no hay otra alternativa.

 

Latin American Post | Santiago Gómez Hernández

Copy edited by Susana Cicchetto

Otros

El encierro también libera

¿Qué logramos con nuestra presencia, aportar o arrebatar? No es el hecho de quedarnos ausentes para siempre, sino de saber cómo quedarnos