fbpx

Latinoamérica siempre ha bailado: tres bailes típicos que heredamos de culturas indígenas

¿Cuál de sus bailes favoritos tiene pasos milenarios?

LatinAmerican Post | Diana Rojas Leal

Escucha este artículo


Read in english: América Latina tem sempre dançou, três danças que herdamos de culturas indígenas

A través de las distintas formas de expresión artísticas, como el baile, podemos observar esa herencia milenaria que hace parte de la identidad del subcontinente. El baile es pasión, libertad, movimiento y una forma de expresión corporal que refleja los procesos sociales y políticos de cada país.

En la actualidad hay aproximadamente 522 pueblos indígenas en América Latina y el Caribe, según National Geographic en Español. Entre los países con “más diversidad de pueblos indígenas” se encuentran Brasil, Colombia y México. De acuerdo con NatGeo, en Brasil hay 241 pueblos “que representan una población de 734,127 personas. Colombia, con 83 (1,392,623 habitantes) es el segundo país con más cantidad de pueblos, seguido por México con 67 (9,504,184 personas)”. Esta es una población ancestral que hacen de América Latina y el Caribe una región diversa en tradiciones y costumbres.

¿Cuáles son los bailes que se conservan?

Carimbó, Brasil

El carimbó es un baile típico brasileño considerado patrimonio inmaterial del país desde 2014. Como muchas danzas tradicionales de esta nación, el Carimbó es una mezcla de culturas africanas e indígenas. Según Culture Trip, “en el norte del Estado de Pará en Brasil, Carimbó se clasifica como una danza y una expresión artística de la cultura Amazónica. Típicamente, las mujeres usan faldas largas y coloridas con grandes motivos florales y hombres y mujeres bailan juntos en círculo al compás de unos pocos instrumentos simples pero rítmicos”. Este es uno de los muchos bailes tradicionales que son originarios de este país que configuran su identidad cultural que busca ser conservado.

El Maestro Manoel del grupo Uirapuru explicó a CartaCampinas de Brasil que el Carimbó es una cultura que "viene de muchos años, de nuestros antepasados, de nuestros hermanos indios. Heredamos la tierra y tenemos que llevar adelante esa manifestación, repasando para nuestros hijos y nietos, y para eso tenemos que trabajar con políticas públicas".

Lee también: Películas latinas sobre indígenas: una mirada hacia una población de la que casi nadie habla

Jarabe Tapatío, México

El Jarabe Tapatío, considerado el baile nacional de México, es una danza que nació en Guadalajara, Jalisco. Rolando Rivera Falcón, investigador de las tradiciones mexicanas e integrante del Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), explicó al periódico Excélsior que el origen del Jarabe Tapatío “se remonta a las danzas autóctonas pero no se cuenta con mucho material por la llegada de los españoles que destruyeron códices y deidades que no tenían que ver nada con el cristianismo”. Sin embargo, Falcón afirmó que este baile es “una herencia de la raza indígena, europea y africana tras la llegada de los esclavos por el golfo de méxico”.

El Jarabe Tapatío, también conocido como la danza del sombrero, es el resultado del mestizaje en México. Además, en un principio se caracterizó por ser una expresión de rebeldía al colonialismo, luego de que fuera prohibido por las autoridades de la época al considerar los movimientos del baile “sexualmente sugerentes e incluso desafiantes al dominio español”. Según donquijote.org, esto ofreció “una oportunidad para que los bailarines ansiosos por hacer una declaración sobre la libertad social y la independencia política pudiesen desafiar sutilmente los colonizadores”.

Cumbia, Colombia

La cumbia es uno de los ritmos más representativos de Colombia, así como un danza folklórica típica de la región. Al igual que los países de América Latina y el Caribe, la cumbia “es una mezcla entre culturas europeas, africanas e indígenas”. De acuerdo con colombia.co, este baile tradicional nació en la costa caribeña colombiana. En un principio “era una danza de cortejo africano que evolucionó con la incorporación de instrumentos africanos, europeos e indígenas, y pasos de danza indígena”, explica el medio.

Guillermo Carbó Ronderos, compositor colombiano, explicó en revista Semana que “los orígenes de la cumbia se disipan en el encuentro pluricultural que tuvo lugar en estas fértiles tierras. Su epicentro se disputa entre afrocolombianistas, quienes le atribuyen 'cuna de piedra' en Cartagena, e indigenistas, que lo ubican en el país del pocabuy, región de Loba y los alrededores de El Banco, Magdalena”. De cualquier forma, es evidente que la cumbia también es, como ritmo o como baile, el resultado de los procesos de mestizaje en el país. La cumbia es un “símbolo de identidad nacional”, afirmó Carbó Ronderos.