fbpx

 

 

Así negocia Trump: cerraría el gobierno si no hay votos para seguridad fronteriza

Para el mandatario estadounidense, un cierre de la administración podría forzar un acuerdo para la construcción del muro en la frontera con México

Así negocia Trump: cerraría el gobierno si no hay votos para seguridad fronteriza

Donald Trump, usando una táctica de negociante, amenazó al congreso de cerrar la administración si no se logra un acuerdo frente a la política migratoria, en este caso relacionada con la construcción del muro. El mandatario hizo la amenaza mediante su red social favorita, Twitter, en la que teniendo en cuenta el próximo cierre del año, avisó que podría usar esta táctica para presionar a los demócratas.

Read in english: Trump negotiates: the government would be shot down if there are no votes for border security

“Estaría dispuesto a cerrar el Gobierno si los demócratas no nos dan los votos para seguridad fronteriza, lo que incluye el muro”, escribió Donald Trump en su cuenta de Twitter. El presidente exige un mayor compromiso de los legisladores y de las autoridades migratorias, haciendo énfasis en incrementar los requerimientos para radicarse en el país norteamericano. Para el mandatario, el país debe trasladar su sistema migratorio a un sistema meritorio con el cual no todos puedan llegar al país. Trump sugiere eliminar todos los sistemas que otorgan visados, como las loterías.

 

El 30 de septiembre se da el cierre del año fiscal, la amenaza de Trump se haría efectiva el 1 de octubre. El objetivo es presionar a los demócratas para aprobar la construcción del muro, pues a pesar de la mayoría republicana en el senado, se necesita el voto de nueve demócratas a favor para aprobar leyes presupuestarias.

Lea también: ¿Cuáles son las consecuencias del cierre de gobierno de EE. UU.?

La amenaza: una jugada que puede tornarse contraproducente

El mandatario estadounidense uso en campaña el discurso contra la migración irregular como su bandera política. Desde que asumió el cargo en enero de 2017, Trump ha tratado de cumplir su promesa de construir un muro en la frontera sur, que divida a México de Estados Unidos. Sin embargo, esta es una jugada arriesgada ya que un cierre implica que sólo las actividades urgentes y necesarias seguirán funcionado. El verdadero riesgo es que tan sólo 5 semanas después del cierre de año fiscal hay elecciones legislativas, donde el control de las dos cámaras podría cambiar a los demócratas si los votantes desean castigar a los republicanos.

La pelea no es solo entre partidos

Aunque existe control por parte de los republicanos en ambas cámaras, los desacuerdos dentro del partido existen. Tanto republicanos conservadores como moderados tienen su propia disputa, lo que ha dificultado una solución legislativa rápida. Una encuesta de la agencia Reuters y la analista Ipsos, publicada en el mes de julio, dijo que el 81% de los republicanos aprueba el manejo que se le ha dado al tema migratorio. Sin embargo, ese 19% restante podría ser el porcentaje que castigue al partido en las elecciones.

Trump le pide al congreso un presupuesto de 25.000 millones de dólares para construir el muro. No obstante, sólo se han aprobado 1.600 millones, según datos del Departamento del Tesoro, que se usaran para reparar las partes que ya existen. Para Trump, el tema migratorio ha sido su gran desafío y le ha traído grandes problemas y críticas; por ejemplo, la política de tolerancia cero que dividió familias, que incluso entre los más conservadores trajo grandes críticas.

 

LatinAmerican Post | Carlos Eduardo Gómez Avella
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…