fbpx

¿Qué pasará con las construcciones de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe?

Muchas han sido las sedes abandonadas. ¿Pasará lo mismo con la organizadora de los más recientes Centroamericanos?

¿Se sostendrán en el tiempo las construcciones deportivas de Barranquilla 2018?

Culminaron los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla y es momento de analizar, como pasa en cualquier certamen deportivo internacional, que ocurrirá con los escenarios construidos con motivo de dicho evento. Estos necesitan utilidad para sostenerse en el tiempo, siempre pensando en la población que los alberga.

Read in english: What will happen to Central American and Caribbean Games’s new constructions?

En el caso específico de Barranquilla, su alcalde Alejandro Char, dio declaraciones que fueron publicadas por El Tiempo. “Nuestro propósito con los nuevos escenarios es que tengan permanencia y sostenibilidad en el tiempo para que se conviertan en semilleros donde nuestros jóvenes y niños nos regalen más triunfos deportivos y dejen en alto el nombre de Barranquilla”.

Este medio agregó que en total fueron recuperados 185 kilómetros cuadrados de espacio público en el que además fueron sembrados 2mil 500 árboles y mil 400 luces de alumbrado.  Algunas de estos son la avenida del Río (maratón y la marcha), el recinto ferial Puerta de Oro (gimnasia, tenis de mesa y voleibol playa), y la Plaza de la Paz mientras (baloncesto 3x3). 

Una visión Olímpica

Alberto Galvis, director de comunicaciones del Comité Olímpico Colombiano (COC), habló en exclusiva para LatinAmerican Post, y ofreció su opinión sobre lo que se debe hacer en Barranquilla para evitar el colapso de las edificaciones construidas para los Centroamericanos.

El dirigente se mostró optimista pero cauteloso. "¿Cómo no se pierden estos escenarios? Pues en primera instancia dándole un aprovechamiento útil en la región, pero eso debe estar ligado a un plan de financiamiento que se cumpla pensando siempre en albergar nuevos eventos deportivos, es como reavivar una llama para que se cumpla la tarea de masificación".

Galvis prosiguió afirmando que "Santa Marta fue un muy buen ejemplo, también Barranquilla, que además tiene una ventaja porque es un compromiso grande con el gobierno con que los escenarios no se pierdan porque hay recursos destinados a esos escenarios en el tiempo posterior a la realización de un evento deportivo".

Al ser comparado con ejemplos de Juegos Olímpicos, el dirigente agregó "no es lo mismo organizar unos escenarios para este tipo de eventos, que para unos juegos nacionales, el intercambio económico para el mantenimiento debe ser mucho mayor". Finalmente colocó como ejemplo a Medellín en Colombia, como ciudad modelo que mantiene sus infraestructuras deportivas. 

LatinAmerican Post recuerda algunas cifras y hechos no muy positivos dejados por varias sedes de Juegos Olímpicos, así como la Copa América Venezuela 2007 y los Juegos Nacionales de Ibagué en 2015, sin dejar de mencionar otros ejemplos como el Mundial de Brasil 2014.

Casos históricos

Euronews hizo un acucioso trabajo de recopilación de lo que dejaron las instalaciones deportivas de varios Juegos Olímpicos, años después de haber sido realizados y que compartimos en resumen a continuación.

  • Juegos Olímpicos de Montreal 1976. Resultó un elevado déficit que se pudo pagar 30 años después, arruinó las finanzas públicas. El estadio olímpico conlleva altísimos gastos de mantenimiento y tiene poco uso. Finalmente, lo que hoy en día es un jardín botánico fue en aquel entonces un Velódromo.
  • Juegos Olímpicos de Invierno Sarajevo 1984. Un ejemplo devastador. Durante la guerra de Bosnia, las pistas de bobsleigh fueron empleadas como trincheras para francotiradores serbios. Los asientos del Zetra Hall, escenario del patinaje de alta velocidad se convirtieron en ataúdes, y el edificio en una morgue.
  • Juegos Olímpicos Atenas 2004. Enorme fracaso. Hoy, la mayoría de escenarios deportivos están cerrados, abandonados y cubiertos de maleza. La cancha de Bádminton ya no existe y es ahora un teatro. El Estadio Olímpico es la sede del AEK de Atenas, mientras el estadio cubierto, se utiliza regularmente por el equipo de baloncesto del Panathinaikos. Para solo entrenar quedaron la piscina olímpica, el velódromo y las canchas de tenis mientras que las sedes de béisbol, softball o vóley playa fueron abandonadas.

Lee también:   ¿Por qué Cuba y México no tienen rivales en los Juegos Centroamericanos?

Ejemplos modernos

Mbadeporte hizo un análisis similar, un poco más actualizado y referido a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, la Copa del Mundo Brasil 2014 y los Juegos Olímpicos de Río 2016. Beijing 2008 costó 26 mil millones de euros y llegaron a ser los más caros de la historia, hasta los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014. El campo de béisbol, el velódromo y hasta el Wukesong de Baloncesto han sido abandonados o en el mejor de los casos utilizados para otros fines.

La Copa del Mundo de la FIFA Brasil 2014 superó en inversión a las Copas del Mundo de Alemania y Sudáfrica juntas. Injustificable, sobre todo con el estadio de Manaos, que costó 600 millones de dólares pese a que todos sabían no volvería a ser utilizado. ¿Por qué? No hay tradición futbolística en esa zona, ni tampoco equipo profesional ni en primera ni en segunda división.

En lo que respecta a Río 2016, la estimación habla de una inversión de 12 mil millones de dólares sumados al incumplimiento de algunos eslabones del proyecto. Lo más grave es el estado en el que se encuentra la bahía (sede de la Vela), muy contaminada pese a ser definida como uno de los mejores ejemplos mundiales de regeneración medioambiental.

Copa América Venezuela 2007

ElEstimulo.com resalta el caso del estadio José Encarnación ‘Pachencho’ Romero. Este portal habló de cifras oficiales destinadas a la ampliación y a algunas modificaciones realizadas en ese recinto que tuvieron un costo de 30 mil millones de bolívares, algo así como unos 13.953.488 millones de dólares para aquel entonces.

El mencionado estadio, ubicado en Maracaibo, albergó la final de la Copa América 2007 pero solo gracias al pago de un millón de dólares que hizo el alcalde Giancarlo Di Martino al tren directivo de Conmebol, y frente al mismo Joseph Blatter, ex presidente de la FIFA.

En 2013, el ‘Pachencho’ no solo tenía problemas estructurales sino también de administración. Hoy, está muy lejos de ser un estadio profesional.

Juegos Nacionales Ibagué 2015

Otro caso resonante y vergonzoso ocurrió en Ibagué, Colombia, que en 2015 fue la sede –a medias- de los XX Juegos Nacionales, para los que se destinaron 143 mil millones de pesos, de acuerdo con datos suministrados por la Revista Semana.

Tres años después, en la mencionada ciudad no hay piscinas, tampoco Coliseo mayor ni canchas de tenis. Los escenarios en donde se iniciaron construcciones como el Coliseo de Tejo o la pista de BMX, están destinados a desaparecer.

Cuenta Semana que se había decidido construir en el Parque Deportivo la ciudad escenarios válidos para practicar atletismo, squash, patinódromo y softbol, atletismo, canchas de tenis y squash, BMX, patinódromo, tejódromo y un estadio de softbol. De igual forma, planeó y financió un complejo acuático y un coliseo mayor para 7 mil personas. La Unión Temporal Parque Deportivo recibió una extraña licitación de 82 mil 231 millones de pesos y nada se construyó. Aquellos Juegos Nacionales se realizaron en escenarios alternativos y en ciudades cercanas.

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…