fbpx

¡Alerta, mujeres! No estamos cuidando nuestro corazón

Invitamos a las mujeres a informarse acerca de los signos de alerta de un ataque cardíaco a tener en cuenta para buscar ayuda de un especialista

¡Alerta, mujeres! No estamos cuidando nuestro corazón

Un ataque cardíaco se produce cuando las arterias que suministran sangre al corazón se bloquean parcial o totalmente, lo que reduce el flujo sanguíneo y daña el músculo cardíaco. De acuerdo con El Confidencial, los infartos siguen siendo la mayor causa de muerte en todo el mundo. De hecho, siete millones de personas perecen al año a causa de un ataque cardíaco.

Read in english: Beware! We are not taking care of our hearts

Tan solo en Colombia, por cada mujer que muere por cáncer de seno, 20 mueren por infarto. Además, la Sociedad Colombiana de Cardiología y la Fundación Colombiana del Corazón arroja que en el mundo cada minuto muere una mujer por un corazón enfermo.

Según una declaración de la American Heart Association, los ataques cardiacos en las mujeres tienen diferentes causas y riesgos que en los hombres, especialmente por el desconocimiento de la sintomatología y la disparidad en el acceso a tratamientos.

El problema, de acuerdo con investigadores del Instituto Karolinska de Suecia y la Universidad de Leeds en Reino Unido, radica en que los médicos nos hacen menos pruebas de diagnóstico, nos ofrecen menos tratamientos y nos practican menos cirugías.

Solo con el ánimo de mostrar la gravedad de la situación, a continuación algunas cifras relevantes: las mujeres representamos solo alrededor de uno de cada cinco participantes en ensayos clínicos de enfermedad cardiovascular, tenemos un 34% menos de probabilidades de que nos practiquen procedimientos médicos para lidiar con las arterias obstruidas y esperamos al menos 54 horas para recibir tratamiento.

Te puede interesar: ¿Sabías que las mujeres reciben menos RCP?

Además, existen diferencias raciales entre las mismas mujeres. Las mujeres negras, por ejemplo, tienen más ataques cardíacos que las blancas y, juntos con las hispanas, tienen más probabilidades de tener factores de riesgo relacionados con el corazón, como diabetes, obesidad y presión arterial alta.

La política oficial es que todos estos tratamientos deberían ser administrados tanto a hombres como a mujeres, pero el problema no es uno de desigualdad de género sino de brechas en el conocimiento de sintomatología en las mismas, que conducen a un difícil diagnóstico.

Escuchar nuestro cuerpo en lugar de atribuir los síntomas a condiciones menos peligrosas para la vida, como el reflujo ácido, la gripe o el envejecimiento normal, podría salvar nuestra vida; por lo que conocer los signos de alerta es indispensable. Algunas mujeres que experimentan un ataque cardíaco describen la presión en la parte superior de la espalda que se siente como apretar una cuerda atada alrededor de ellas.

Aparte del dolor en el pecho, existen síntomas poco comunes como dolor de brazo, cuello o mandíbula y sensación de mareo, el aturdimiento, debilidad o desmayos. El agitarse más fácilmente haciendo actividades que antes realizabas sin mayor dificultad también puede ser señal de que algo está mal.

Lea también: La medicina preventiva es la solución a la crisis de la salud en América Latina

Por otro lado, transpirar más de lo normal, especialmente si no estás llevando a cabo ningún esfuerzo, puede ser un indicador de problemas relacionados con el corazón, de acuerdo con el doctor y especialista J. B. Muhlestein.

Vale la pena resaltar que con solo dejar de fumar, caminar 30 minutos al día, cambiar la dieta a una más saludable y tener citas de control, se reduce a la mitad el riesgo de enfermedad cardíaca, enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular.

Es por esto que, al igual que con otras enfermedades, invitamos a las mujeres a tomar conciencia de los peligros que la enfermedad cardiaca representa para su bienestar y a informarse acerca de estos y otros signos de alerta que deben tener en cuenta para asistir a un especialista.

 

LatinAmerican Post | Equipo Editorial

Escucha éste artículo


Otros

Ni silencio ni olvido

Guardar silencio y no denunciar legalmente los abusos sexuales por miedo, no evita que sigan pasando, peor aun, recrudece la violencia sexual.