fbpx

Estas son las nuevas sedes centrales de Amazon

Tras una dura competencia, Crystal City en Virginia y Long Island City en New York se quedaron con los primeros lugares para ser la nueva sede central de Amazon

Estas son nuevas sedes centrales de Amazon

Amazon es una de las empresas más rentables en el mundo y uno de los gigantes tecnológicos al lado de Facebook o Google. Su modelo de negocio, al igual que muchos otros en la nueva etapa del internet, llegaron para cambiar los paradigmas de mercadeo: cuando comenzó, Amazon era una librería sin libros. En lugar de tener físicamente las unidades de libros, que luego se diversificarían hasta llegar a la amplia variedad de productos disponibles hoy en día, Amazon ofrecía un canal para conectar a quienes producían los libros y sus compradores. De esta manera, Amazon ha ido creciendo hasta ofrecer servicios que van desde su propio medio de lectura, el Kindle, hasta un servicio de televisión premium. Debido a este éxito, Jeff Bezos, su fundador, fue considerado en 2017 como el hombre más rico del mundo, según la revista Forbes.

Read in english: These are Amazon's new headquarters

En este panorama de éxito se ubicó el Amazon HQ2, una iniciativa creada en 2017 que buscaba crear una nueva sede central para la compañía, ampliando sus oficinas de Seattle (HQ1) al sitio que obtuviera el primer lugar. Esta iniciativa, que rápidamente se mostró como una competencia, tuvo acogida en un gran número de ciudades estadounidenses, y algunas mexicanas y canadienses, aunque en la lista de 20 finalistas hubo una gran concentración de ciudades del este estadounidense, solo con Los Ángeles como representante del oeste y Toronto como única ciudad no estadounidense, según informó el Washington Post, medio del que es dueño Bezos.

Las reglas de la competencia

Para llegar a esta lista de finalistas las ciudades que se encontraban en competencia debían cumplir unos requisitos bastante específicos: en primer lugar debían ser ciudades con una población mayor a un millón de personas, es decir, con una gran densidad demográfica que permitiera cumplir con las expectativas de puestos de trabajo previstas.

Adicionalmente, la zona específica en donde se planteaba construir el HQ2 debía estar en un rango de 30 millas cerca a un centro de población; a máximo 45 minutos de un aeropuerto internacional, el cual tuviese buena conexión con Seattle (de ahí el interés por la zona este de los Estados Unidos); acceso fácil a vías principales; y la posibilidad de ampliación física del espacio a desarrollar. Todas estas características fueron también señaladas por el Washington Post en septiembre del 2017, cuando iniciaba la carrera.

Lea también: Estos serían los próximos 4 unicornios de Latinoamérica 

El interés que mostraron todas las ciudades involucradas fue bastante alto, pues las promesas de una alianza con Amazon, que incluían 50.000 puestos de trabajo y una inversión de 5 billones, la cual no solo beneficiaría a la compañía en la construcción de sus sede, sino que traería también una inversión para la ciudad escogida, hizo que las diferentes comunidades buscaran estrategias para convencer al hombre más rico del mundo.

Desde campañas de publicidad, hasta estrategias para congraciarse con Amazon como compañía, los alcaldes y las ciudades lo intentaron todo. Sin embargo, según Wall Street Journal, Bezos tenía en mente desde un primer momento la zona de Washington y sus alrededores, por lo que destacaba Arlington, Virginia. Al final, en noviembre 13 de 2018 se anunció que Crystal City, en Arlington, Virginia; y Long Island City, en Queens, New York, se quedaron con la corona de Amazon en una decisión que revirtió las primeras declaraciones de la compañía, pues se decidió realizar dos sedes, en lugar de una sola, y ampliar así su zona de influencia.

¿Por qué ampliarse?

Diversos economistas especularon a lo largo del proceso de competencia, el cual llevó a apuestas y escenarios preliminares, donde se analizaba desde las noticias publicadas por el Washington Post hasta el itinerario de viajes de Bezos como señales de una negociación previa. En el Seattle Times consideraron la decisión del CEO de Amazon como una señal de alerta para la ciudad de su primera sede, pues consideraban que Seattle había perdido capacidad de negocios, en detrimento de una ciudad como New York, pero más aún, como un desafío frente a ciudades como Crystal City.

Sin embargo, también se ha planteado que la decisión de Bezos obedece al titánico tamaño de su empresa, que ha alcanzado niveles antes insospechados. Esta decisión entonces pondría a las ciudades a ofrecer su mejor cara en aras de obtener una alianza con este gigante del mercado y Bezos, a su vez, obtendría un espacio con todas las condiciones de crecimiento a su disposición. Visto de esta manera podría incluso rozar su decisión con la filantropía millonaria de personajes como Elon Musk, aunque las razones son más de corte económico que otra cosa. Lo único claro es que Amazon no piensa detenerse en su camino a dominar todo el mercado por internet.

 

LatinAmerican Post | Jorge Ovalle

Copy edited by Vanesa López Romero 

 

 

Escucha éste artículo

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…