fbpx

De la cancha a la prisión: Conoce el caso de Vincenzo Iaquinta

Se trata del delantero Vincenzo Iaquinta, quien brilló con la ‘Azzurra’ en la Copa del Mundo de Alemania 2006, y que ahora padece el peor momento de su vida

De la cancha a la prisión: Conoce el caso de Vincenzo Iaquinta

Al final de la temporada 2012/13 Vincenzo Iaquinta decidió colgar las botas y abandonar definitivamente las canchas de fútbol. Su último club fue la Juventus. El delantero se dio por bien servido tras una destacada carrera en la que ganó un Mundial de Fútbol con la Selección de Italia en Alemania 2006.

Read in english: From the soccer field to the prison: The case of Vincenzo Iaquinta

Iaquinta fue uno de los hombres de confianza de Marcello Lippi en aquella copa, en la que incluso marcó un gol en el debut de la ‘Azzurra’ contra Ghana, en un partido cuyo marcador final fue 2-0. En dicho certamen el atacante se alternó el ataque con otros hombres de la categoría de Luca Toni, Alessandro del Piero y Filippo Inzaghi.

Sin embargo, las cosas se complicaron cuando un juzgado de la ciudad de Reggio Emilia decidió condenarlo a dos años de prisión por vínculos con la organización mafiosa ‘Ndrangheta’, reseña el portal El Mundo.

Según explica el portal web de la BBC, Iaquinta y a su padre fueron acusados de posesión ilegal de armas. También señala que la red de la que haría parte el ex futbolista cuenta con alrededor de 6.000 miembros en todo el mundo y su centro de operaciones se encuentra en Calabria, considerada como una de las regiones más pobres y peligrosas de Italia.

Lee también: Estos son los 10 futbolistas más caros del mundo

En tanto, El Mundo menciona que, incluso, la Dirección Antimadia había pedido seis años de cárcel contra el ex atacante, aunque finalmente se dejó en dos al considerarse que Iaquinta no tuvo participación directa en los negocios ilegales de la mafia.  

Transfermarkt reseña en su sitio web la carrera de Vincenzo, que inició en 1996 vistiendo los colores del Reggiolo Calcio, en 1998 dio el salto al Calcio Padova, donde permaneció poco tiempo para luego ser transferido al Castel di Sangro. En el año 2000 llegó la oportunidad al ser fichado por Udinese, club que le terminaría dando fama y reconocimiento. Sus buenas actuaciones allí le valieron un lugar en la Selección de Italia con la que jugó los Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. Además, hizo parte del equipo que participó en la Copa Confederaciones del 2009.

De ejemplo mundial a encarcelado por homicidio

El caso de Iaquinta no es el primero de un futbolista o deportista que pasa de estar en la cúspide de su carrera a caer en desagracia por situaciones extradeportivas. Uno de los que más llamaron la atención e impactaron al mundo fue el ocurrido con Oscar Pistorius, atleta sudafricano que impresionó al competir en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con dos prótesis en sus piernas, reseña El Comercio de Ecuador. Su participación fue calificada como ícono de superación y lucha a través del deporte, pero en febrero del 2013 su vida cambió para siempre.

En un reportaje que publicó la Revista Semana se cuenta que la noche del 14 de febrero del 2013, cuando se celebra el Día de San Valentín, Pistorius asesinó de cuatro disparos a su esposa, la modelo Reeva Steenkamp. Aunque siempre aseguró que el crimen fue involuntario, y que actuó pensando que había un intruso en su vivienda, un juez decidió condenarlo a 15 años de prisión.

Te puede interesar: ¡Eso es amor por una camiseta! 5 futbolistas que nunca cambiaron de equipo

El ocaso de una ex estrella de la NFL

También cabe mencionar a Orenthal James Simpson, que en julio del 2017 recibió el beneficio de libertad condicional tras ser condenado a 30 años de cárcel por asesinato, secuestro y robo, indica laopinion.com. O.J. Simpson tuvo una exitosa carrera en el fútbol americano desde 1969 hasta 1979 e incluso fue incluido en el Salón de la Fama de la NFL.

 

LatinAmerican Post | Yeinson Fajardo Bohórquez

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…