fbpx

Salvadoreñas reciben clases en un árbol

Estudiantes salvadoreñas buscan estrategias diferentes para recibir sus clases de forma virtual.

Niñas salvadoreñas tomando clases en un árbol

Dos niñas reciben clases desde un árbol tras la crisis de la pandemia y las escuelas a distancia. / Foto: TW / AFPespanol

The Woman Post | Maria Lourdes Zimmermann

Escucha este artículo


Read in english: Salvadoran girls take classes in a tree

En medio de la montaña donde se encuentra El Cantón, un pueblo situado en la provincia del Departamento de Ahuachapan al oeste de El Salvador, Matilde y Marlene Pimentel Álvarez buscan la señal de internet en la parte más alta de la montaña para poder tomar sus clases durante el confinamiento que también se vive en su país.

Temprano en la mañana, toman un par de sillas plegables, una mesa y dos sombrillas para hacer un improvisado salón de clases en la montaña en donde la señal de internet es mejor, pero cuando falla, tienen que subirse a un árbol en donde la señal se torna mucho mejor para así poder presenciar sus clases.

Fue justo en un momento como esos, en el que el par de jóvenes estaban subidas en un árbol  y fueron vistas por un oficial de policía que patrullaba la montaña El Tigre y sorprendido por la situación les preguntó qué hacían ahí, y ambas jóvenes le respondieron: "Solo queremos estudiar". Ante la loable respuesta y muy conmovido, hacen una foto que cuelga en redes sociales y que se vuelve viral.

Matilde de 22 años estudia matemáticas y su hermana de 19 estadística, ambas hacen  parte de una familia de 10 hermanos, ellas serán las primeras en graduarse y por eso ponen todos sus esfuerzos en salir adelante sin importar las condiciones.

Entrevistadas por AFP en español, Matilde dice "que en su casa no hay buena señal y deben buscar un lugar mejor, para ver las clases claritas, pero en ocasiones la señal no es la mejor y las clases se escuchan cortadas o no se escuchan", explica la estudiante salvadoreña.

 

Marlene considera que es difícil estudiar de esa forma y que no sólo ellas tienen la dificultad, muchas personas según la estudiante sufren por la carencia de una señal de internet y aprovecha para a hacer la petición pública; “Si pueden hacer algo por mejorar la situación deberían hacerlo porque este es justo el momento en el que lo necesitamos” concluye.

Cada mañana es una travesía, las estudiantes caminan un kilómetro entre la montaña y la vegetación y cuando la señal falla es el momento de subirse al árbol de olivo que las sostiene entre sus ramas, ellas admiten que temen caerse y también sienten miedo de los animales que habitan en el bosque pero su deseo les permite superarlo todo.

Lea también: Uno de cada tres niños en el mundo está contaminado con plomo

Cuando no están estudiando, las hermanas venden pan los fines de semana para ayudar a su padre, que cultiva maíz dulce, frijoles y calabaza.

La historia de Matilde y Marlene en Salvador se ha venido repitiendo en todo el mundo desde que empezó la pandemia. Niños y jóvenes como ellas no tienen las herramientas tecnológicas como el internet para poder recibir clases remotas, así que sus esfuerzos se ven multiplicados para recibir educación de calidad sin lograrlo en la mayoría de las ocasiones.

La pandemia de covid-19 ha privado de educación escolar  a 463 millones de niños que no han podido seguir clases a distancia durante el cierre de sus escuelas, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) publicado recientemente.

"El gran número de niños cuya educación ha quedado completamente interrumpida durante meses es una emergencia educativa mundial", alertó en un comunicado la directora de esa agencia de la ONU, Henrietta Fore, quien advirtió que las repercusiones podrían notarse en las economías y las sociedades en las próximas décadas.

La ONU considera que casi 1,500 millones de niños se vieron afectados por el cierre de las escuelas o los confinamientos, muchos de los cuales no tienen la posibilidad de seguir las clases a distancia.

A principios de agosto, la Organización de las Naciones Unidas hizo un llamamiento a todos los países a priorizar la reapertura de sus escuelas en cuanto tengan controlada la transmisión local del coronavirus, alertando que el cierre prolongado de las mismas puede provocar una “catástrofe generacional”.

La plataforma alemana Statista publicó el mapa del cierre mundial de las escuelas por la pandemia.

 

 

Infografía: Más de 1.000 millones de estudiantes siguen sin clase por el coronavirus | Statista

Statista
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…