fbpx

¿Sabías que el COVID-19 se convertirá en un virus estacional?

COVID-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, probablemente se convierta en estacional en países con climas templados.

Hombre vestido con traje protector sosteniendo una prueba de covid

Los científicos señalan que en el futuro COVID-19 podría convertirse en una enfermedad infecciosa estacional. / Foto: Freepik

EurekAlert | Frontiers

Escucha este artículo


Read in english: Scientists predict COVID-19 will become a seasonal virus, but not yet

Gracias a las narices constipadas, la tos y los resfriados que acompañan a los meses más fríos del año, estamos muy familiarizados con los patrones estacionales de algunos virus respiratorios. Una nueva revisión publicada en Frontiers in Public Health sugiere que el COVID-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, probablemente seguirá su ejemplo y se volverá estacional en países con climas templados, pero solo cuando se alcance la inmunidad colectiva. Hasta ese momento, el COVID-19 seguirá circulando a lo largo de las estaciones. Estas conclusiones destacan la importancia absoluta de las medidas de salud pública necesarias en este momento para controlar el virus.

El autor principal del estudio, el Dr. Hassan Zaraket, de la Universidad Americana de Beirut en el Líbano, advierte que "el COVID-19 llegó para quedarse y continuará causando brotes durante todo el año hasta que se logre la inmunidad colectiva. Por lo tanto, el público necesitará aprender a convivir con él y seguir practicando las mejores medidas de prevención, incluido el uso de tapabocas, el distanciamiento físico, la higiene de manos y evitar las reuniones".

El autor colaborador, el Dr. Hadi Yassine, de la Universidad de Qatar en Doha, afirma que podría haber múltiples oleadas de COVID-19 antes de que se logre la inmunidad colectiva.

Sabemos que muchos virus respiratorios siguen patrones estacionales, especialmente en las regiones templadas. Por ejemplo, se sabe que la influenza y varios tipos de coronavirus que causan el resfriado común alcanzan su punto máximo en invierno en las regiones templadas, pero circulan durante todo el año en las regiones tropicales. Los autores revisaron estos virus estacionales, examinando los factores virales y del hospedador que controlan su estacionalidad, así como los últimos conocimientos sobre la estabilidad y transmisión del SARS-CoV-2.

Lea también: COVID-19: pacientes con apnea del sueño podrían tener mayor riesgo

Los investigadores explican que la supervivencia del virus en el aire y en las superficies, la susceptibilidad de las personas a las infecciones y los comportamientos humanos, como el hacinamiento en interiores, difieren según las estaciones debido a los cambios de temperatura y humedad. Estos factores influyen en la transmisión de virus respiratorios en diferentes épocas del año.

Sin embargo, en comparación con otros virus respiratorios, como la gripe, el COVID-19 tiene una tasa de transmisión más alta (R0), al menos en parte debido a la circulación en una población que no ha recibido inmunización alguna.

Esto significa que, a diferencia de la gripe y otros virus respiratorios, los factores que gobiernan la estacionalidad de los virus aún no pueden detener la propagación del COVID-19 en los meses de verano. Pero, una vez que se logra la inmunidad colectiva a través de infecciones naturales y vacunas, el R0 debería disminuir sustancialmente, haciendo que el virus sea más susceptible a factores estacionales.

Se ha informado de tal estacionalidad para otros coronavirus, incluidos los que surgieron más recientemente, como NL63 y HKU1, que siguen el mismo patrón de circulación que la influenza.

"Este sigue siendo un virus nuevo y, a pesar del rápido crecimiento de la ciencia al respecto, todavía hay cosas que se desconocen. Queda por ver en el futuro si nuestras predicciones son ciertas o no. Pero creemos que es muy probable, dado lo que sabemoshasta ahora, que el COVID-19 eventualmente se convertirá en estacional, como otros coronavirus", agrega Zaraket.

El Dr. Yassine afirma que "la tasa mundial de la infección por COVID-19 per cápita más alta se registró en los estados del Golfo, independientemente de la calurosa temporada de verano. Aunque esto se atribuye principalmente a la rápida propagación del virus en comunidades cerradas, afirma la necesidad de medidas de control para limitar la propagación del virus, hasta que se logre la inmunidad colectiva".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…