fbpx

MLB sigue en huelga ¿habrá o no habrá temporada en el 2022?

La huelga de la MLB comenzó 30 días después de la victoria de los Bravos de Atlanta en la Serie Mundial del 2021.

Vista aérea de un estadio de béisbol

Tras la expiración de su más reciente acuerdo colectivo y sin acuerdo de un nuevo convenio, se obligó a los propietarios a ordenar el cierre de actividades de la MLB, poniendo en riesgo el inicio de la próxima temporada 2022. Foto: Pexels

Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: MLB is Still on Strike, is the 2022 Season at Stake?

Desde principios de diciembre, el béisbol de las Grandes Ligas se encuentra en su primer paro laboral en 27 años tras la expiración de su más reciente acuerdo colectivo y sin acuerdo de un nuevo convenio. Esto obligó a los propietarios a ordenar el cierre de actividades, poniendo en riesgo el inicio de la próxima temporada 2022.

Hay que remontarse a 1994, año en el que no se disputó la temporada, para hallar una situación similar y desde entonces, transcurrieron casi 10 mil días. Así, la Major League Baseball (MLB) se encuentra en una especie de huelga de dueños según la ley laboral federal, un mes después de la finalización de la temporada 2021 que terminó con el título de los Bravos de Atlanta.

La campaña 2020 ya sufrió cambios drásticos en el calendario tradicional debido a la pandemia del coronavirus, lo que generó una programación de apenas 60 partidos en muchos estadios vacíos. Aún bajo esas condiciones pudieron sacar adelante la temporada pese a que ya estaban en confrontaciones.

¿Cuál es el origen del problema?

Es un impase que surge a partir de varios aspectos, principalmente por un nuevo tope salarial, y otros condicionantes como reducción de años para ser agente libre, sueldo mínimo de peloteros que suben de las ligas menores y el impuesto al lujo, así como la ampliación de la postemporada en lo que refiere al número de clasificados, pues se habla de 8, 10 y hasta de 16 equipos. También se habla del bateador designado en la Liga Nacional, así como la regla panamericana, normativa que establece que a partir del extrainning el equipo que está a la ofensiva inicia la entrada con hombre en segunda base.

Para el abogado venezolano Arturo Marcano, especialista en temas laborales de la MLB, el desacuerdo pone en jaque la bandera de la industria del béisbol en los últimos años, que no es otra que el balance competitivo, es decir, hacer menos pronunciadas las diferencias entre los peloteros novatos y los consagrados.

“Se busca un mejor salario y en general mejores condiciones sobre todo para el pelotero que viene de las menores, el de 24 años en promedio, que está expuesto con el peor salario básico del deporte en Estados Unidos, en comparación al de otras ligas como la NBA, la NFL y hasta la misma NHL”, agregó el consultor, no sin antes asegurar que la posición del comisionado Rob Manfred en este particular es muy “infantil”, en una entrevista que concedió al canal de Youtube El Extrabase.

La diferencia con 1994 es que esta vez los equipos decidieron forzar la esperada confrontación durante el receso de invierno en lugar de arriesgarse a que los jugadores se plantaran en verano. Las dos partes habían cerrado ya cuatro acuerdos consecutivos sin necesidad de huelgas, pero era irremediable llegar a este punto.

Cualquier firma adicional tendrá que esperar hasta que se pacte un nuevo acuerdo laboral Colectivo, ya que las transacciones dentro de Grandes Ligas -incluyendo los rosters de 40 de cada equipo y otros considerados miembros de la Asociación–, no están permitidas durante el cierre patronal, no así la de Ligas Menores, que si están aprobadas.

Los directivos están empeñados en proteger las actuales restricciones salariales y por ello rechazaron los pedidos del sindicato, calificados como alteraciones a la estructura económica del deporte. Varios equipos se apresuraron en fichar jugadores en los días previos al paro patronal, comprometiendo más de 1.900 millones de dólares en nuevos contratos.

De acuerdo con web de la MLB, el director ejecutivo de la Asociación de Peloteros, Tony Clark, señaló: “Esta medida drástica e innecesaria no afectará el deseo de los Jugadores de alcanzar un contrato justo. Seguimos comprometidos a negociar un nuevo acuerdo laboral colectivo que realce la competencia, mejore el producto para nuestros fans, y promueva los derechos y beneficios de nuestros miembros”.

MLB ofreció también un formato de postemporada de 14 equipos que habría aumentado el umbral del Impuesto de Balance Competitivo de US$210 millones a US$214 millones, eventualmente llegando hasta US$220 millones.

Lea también: ¿En que consistía la "Negro League"? La liga olvidada del béisbol

¿Habrá temporada?

Resta solo mes y medio para que lanzadores y receptores se presenten a los entrenamientos de primavera el 16 de febrero, lo que deja un margen de apenas 45 días para alcanzar un acuerdo a tiempo para el inicio de la liga según el calendario previsto. La jornada inaugural está programada para el 31 de marzo, pero usualmente los equipos participan en una pretemporada de 21 días.

Los rumores indican que las próximas semanas son cruciales para hallar una solución a la huelga. Sin embargo, este periodo se acercaría al inicio de la temporada 2022, por lo que, si el pleito se prolonga, podría recortarse o incluso suspenderse definitivamente.

Huelgas del pasado

En total, se contabilizan 9 paros laborales antes del actual, siendo la década del setenta una de las más movidas en ese sentido. El primero fue en 1972: cuando se cancelaron 86 juegos, posteriormente las de 1973 y 1976 fueron subsanadas a tiempo y no fue necesario suspender partidos.

En 1981 se cancelaron 713 juegos y cuatro años después, en 1985 no fue necesaria la suspensión de compromisos. En 1990 no se afectó la temporada, pero luego llegó la de 1994-95 en la que se dejaron de realizar 938 juegos, más toda la postemporada y la Serie Mundial.

Luego de ese último y más largo paro de la historia, lo más cerca que se estuvo de repetir fue en plena campaña 2002, cuando se alcanzó un acuerdo el 30 de agosto, tres horas y media antes de que los jugadores se fueran a huelga. Después de eso, la MLB y la Asociación de Jugadores acordaron sin amenaza de paro laboral en 2006, 2011 y 2016.