fbpx

¿Te estás mudando? 6 puntos claves a tener en cuenta

Cuando nos mudamos queremos que nuestro nuevo nido sea un lugar excepcional. Donde nos sentimos cómodos, a gusto y sobre todo, donde podemos pasar un rato agradable para descansar, mirar películas o simplemente reposar después de un día agitado en el trabajo.

Mariela Rodriguez

Escucha este artículo


Para esto nos pasamos horas, días y los más exigentes, meses, mirando y mirando muebles y estilos de hogares que combinen con lo que tenemos en mente. Y es que es verdad, decorar el hogar puede ser una tarea ardua que tenemos que llevar adelante con mucha responsabilidad y criterio. Después de todo, tu casa habla más de ti que tú mismo muchas veces. 

La mueblería, el primer paso

Hemos encontrado el piso o la casa ideal donde mudarnos. Nos encanta, la vemos y es como imaginamos en nuestros sueños. Pero ahora, ¿cómo la decoramos para no pasar del sueño a la pesadilla? Si estás en este momento, tenemos algo para decirte: tranquilidad, todos hemos estado en ese lugar y sabemos lo estresante que puede ser. 

En primer lugar, debes ponerte a pensar qué clase de muebles es la que te gusta. Es decir, qué estilo es el que más se asemeja a ti. Un estilo barroco y recargado o tal vez algo más minimalista, de líneas puras y delicadas que le den a tu casa un estilo definido y elegante. 

Hay cientos de miles de opciones tanto en internet como en las mueblerías, pero debes escoger todos de un mismo estilo para que tu casa no termine siendo un centro de exposiciones llena de colores y tendencias diferentes. 

La madera: cuál escoger

La mayor parte de los muebles son de madera. Esto se debe sencillamente a que es un material muy noble, duradero y que siempre queda bien. Pero madera hay tantas que suele ser difícil escoger. 

Lo primero que te recomendamos es que definas el tono. Si la quieres más clara, de tipo pino, haya, maple o arce o más oscuras, como el roble, el nogal americano o el wengué. Aquí, también depende de tu billetera. En el caso de las claras, el pino suele ser lo más barato (aunque deberás darle mucho amor para que quede delicado) en el de las oscuras, el roble suele ser de lo más utilizado, pero tendrás que tener mucho cuidado si no quieres transformar tu hogar moderno en una casa de 1950. 

Otro aspecto que tienes que tener en cuenta es la dureza del material. El mueble puede ser muy bonito pero si la madera es de mala calidad o muy porosa, con el paso de los años se te echara a perder o simplemente se vencerá y empezará a curvarse. Por eso recomendamos gastar un dinero más pero adquirir materiales duros y estables. 

Descansar también es importante

Ahora bien, supongamos que ya has sido capaz de armar todo tu hogar de una manera perfecta y ordenada y llegas al momento en el que tienes que escoger cuáles van a ser los muebles de tu dormitorio. 

Todos sabemos que la cama es un elemento esencial. Primero y principal porque es el lugar donde descansamos. Si no somos capaces de tener un buen sueño en este lugar, entonces ¿dónde? Muchos caen en el engaño de ahorrar en este aspecto (total nadie lo ve) y es un gravísimo error, ya que es una de las pocas cosas que usaremos sí o sí todos los días. 

Y si de cama hablamos, tenemos que hablar también de cómo vamos a hacer para vestirla. Y aquí las sábanas son lo más importante y tenemos que ser muy cautelosos a la hora de elegirlas. 

Lee también: Salud mental y cambio climático: una relación necesaria de abordar

¿Cuál es la sábana ideal?

Primero vamos a decir que la ideal es aquella que puedas pagar. No vamos a andarnos con rodeos. Pero sí es verdad que hay detalles a qué prestar atención para que el sueño no se transforme en un trastorno. 

Los juegos de sábanas suelen ser de calidades diversas y en base a eso también cambia el precio. Si estás mirando una de 200 hilos con mucho polyester, lamentamos decirte que no. El polyester es enemigo del descanso ya que tiene una textura plástica que no le hace bien a nuestra piel y suele ser muy caluroso en verano y poco abrigado en invierno. 

Lo mejor cuando buscamos sábanas para cama es que tengan de 400 hilos para arriba y que en lo posible sean de algodón. Aquí podemos hacer algunas concesiones y encontrar el equilibrio entre materiales, pero en sí, lo ideal es que el poliéster no sobrepase el 50% del material. 

El tejido, la clave del descanso

Como decíamos anteriormente, la calidad con que fue fabricada esta pieza es la clave para que tu cuerpo se sienta a gusto cuando se mete en la cama. Por eso, si estás buscando sábanas cama doble te tenemos un tip. Siempre elige tejidos que sean naturales, como el mencionado algodón, el lino o el algodón percal. 

Por supuesto que luego habrá muchas calidades. Dentro del algodón si encuentras (y puedes) algodón egipcio te aseguraras no cambiar tu juego de sábanas por una buena cantidad de años. No solo es el mejor material del mundo, sino que tiene fibras muy fuertes y largas que le brinda una calidez extrema y una sensación corporal de bienestar realmente única. 

Decorar tu casa, un desafío intenso y emocionante

Siempre decorar la casa representa un momento muy importante en la vida de cada uno. Es algo a lo que le brindamos mucho tiempo, mucho dinero y también mucho amor. Por eso es tan importante que las elecciones sean cuidadas y pensadas. Porque es algo con lo que tendremos que convivir a diario. 

De esta manera, te alentamos a que si estás en ese proceso, seas capaz de tomarte todo el tiempo que necesites para hacer la elección que más te convenga. A veces, de ser posible, es mejor esperar un poco y adquirir elementos de mejor calidad pero que al final del día te llene de orgullo verlos.