Usos y abusos del Realismo Mágico

El estilo narrativo presenta un mundo único saturado de estereotipos de América Latina que pueden afectar a la región

Realismo Mágico

Realismo Mágico fue una denominación que se utilizó para tratar de enmarcar un cierto tipo de expresiones literarias que tuvieron sus manifestaciones más claramente diferenciables en la literatura escrita en Latinoamérica por algunos autores originarios de esta región del planeta.

Hoy, después de algunos años del surgimiento de estas formas de representación literaria, y con toda una serie de novelas y cuentos que han venido a demostrar que este tipo de escritura no es la única que es posible escribir en español por autores nacidos en tierras latinoamericanas, podemos preguntarnos por el valor y la relevancia de este fenómeno.

Algunas posibilidades, que tendrían que ser exploradas con detalle, son reseñadas a continuación:

En primer lugar, y como uno de los usos menos atractivos del Realismo Mágico, puede pensarse que la literatura perteneciente a esta categoría sirvió para dejar una fórmula que han usado, y usan, escritores de todas partes del mundo, para escribir narraciones más o menos entretenidas y siempre asombrosas, aunque no siempre interesantes, precisamente por lo repetitivo de la fórmula. Estos son los imitadores y epígonos de todo movimiento literario que consigue delinear formas claramente diferenciadas de otras formas de expresión literaria.

También quedó el Realismo Mágico como una manera de entender la cultura latinoamericana. Esta función, casi siempre utilizada por sujetos externos a la vida en Latinoamérica, sigue atrayendo turistas que buscan el exotismo mágico que describe el Realismo Mágico. Esta visión es una perspectiva no demasiado justa con la realidad de los países latinoamericanos que siguen buscando un equilibrio para sus economías y para su organización social, donde una cierta crudeza y un realismo que podríamos considerar no demasiado mágico sigue siendo el pan cotidiano.

Ni las hipérboles ni las salidas mágicas son parte de aquello que es más valioso de nuestra realidad, y quizás tristemente sí hacen parte de lo que es más dañino de ella; tanto la corrupción, como el narcotráfico, como tantos otros fenómenos, están nutridos de pases mágicos y exageración engañosa.

Es posible que el uso más interesante sea precisamente el de una muestra de la capacidad imaginativa y creadora de los latinoamericanos. La posibilidad de señalar una obra, como Cien Años de Soledad, que con sus valores estéticos y narrativos iguala en valor a otras grandes novelas del mundo, o incluso a otra clase de libros narrativos que no necesariamente entren dentro del género novelístico, significa para nosotros una prueba de que aún en condiciones adversas, el esfuerzo y la dedicación pueden dar frutos duraderos y significativos, que aporten a la construcción de obras que hagan un poco más vivible el mundo en el que estamos.

Finalmente, pero no menos importante, el Realismo Mágico dejó unas cuantas narraciones que podemos leer cuantas veces queramos para comprender un poco mejor nuestros miedos, nuestras falsificaciones, nuestras esperanzas y nuestras limitaciones, y conocernos un poco más justamente a nosotros mismos.

 

Latin American Post | Sergio Ortíz

Copy edited by Susana Cicchetto  

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…