Abuso de menores en Chile

El SENAME se ha visto envuelto en escándalos por arbitrariedades hacia niños y adolescentes

El Servicio Nacional de Menores, tutelado por el gobierno de Chile, se ha visto envuelto en escándalos puesto que dentro de los recintos se han encontrado menores fallecidos, falta de personal calificado, acusación de presiones políticas, violaciones a los derechos humanos de los niños y un sistema deficiente que no ha hecho nada para resguardar la vida de los menores más vulnerables de la sociedad chilena.

En el informe realizado por la UNICEF, tomando en cuenta las encuestas hechas en 10 regiones, se identificaron 28 hogares con antecedentes de violencia de adultos hacia niños; 45 hogares con violencia entre internos; 9 hogares con casos de abusos sexuales de adulto hacia niño y 10 hogares con abuso sexual entre niños. La mitad de las residencias está en situación crítica.

Según Sename, existen hoy 1500 casos extremos. Sin embargo, el sistema parece no tener respuestas pese a los reiterados informes y recomendaciones por parte de diversas entidades.

La raíz del problema: malas gestiones y mal manejo de fondos

Uno de los grandes problemas es que a la institución se le rebajó los fondos que hacen posibles tener mejor personal competente y con buenos salarios. No se realizan capacitaciones a los empleados, por lo que no saben qué medidas tomar frente a diversas situaciones médicas de los niños vulnerables.

La caída de 400% en presupuestos destinados a capacitación y la falta de control sobre $146 mil millones, dinero destinado a programas privados de cuidados de niños. 338 de estos proyectos no se revisaron en los últimos 3 años.

Luis Ortúzar, director de un hogar de niños de Santiago, vive el problema del presupuesto a diario. Con la subvención que reciben de $180 mil por niño, no alcanza para garantizar el pago a los 35 funcionarios –entre ellos educadores, siquiatra, nutricionista, asistentes sociales y sicólogos- para los más de 90 niños. “No puedo embargar los sueldos de mis funcionarios. Necesito mantener a mi equipo, que sea estable, porque eso es fundamental para el cuidado de los chicos. Pero, para lograrlo, llevo un déficit mensual de $6 millones”.

Hay que comprender que al Sename llegan los niños cuyos padres no son aptos para educarlos y protegerlos. Hogares con violencia, drogas, violaciones, etc. Son niños que han sido expuestos a una serie de traumas en sus cortas vidas.

Se acusa al Sename de falencias en la institución, su infraestructura, la supervisión y fiscalización y administración financiera.  Los educadores encargados de la supervisión de los niños en el centro no están capacitados, están sobrecargados laboralmente y tienen una muy baja remuneración.

Lamentablemente, estos hechos continúan hasta el día de hoy, ya que no se ha podido tomar acciones. Continúan las denuncias por violaciones, maltratos, abusos y explotación sexual, entre otros. En octubre del año 2016, 1.313 niños fallecieron, 210 pertenecientes al sistema de residencias, mientras que 406 estaban suscritos a programas ambulatorios.

Convención de los Derechos del niño

Impone claramente que todos los órganos del Estado tienen el deber de hacer efectivos los derechos. Entre ellos asegurar las atenciones necesarias para su desarrollo hasta el máximo de los recursos necesarios y requerir ayuda internacional cuando no sea capaz de respaldarlo.

El abogado y diputado independiente René Saffirio, quien es miembro de la Comisión Sename II, hizo declaraciones recientemente en un canal de televisión nacional (programa Tolerancia Cero) para conversar del tema, al cual entregó datos y expuso parte de la realidad que él tiene conocimiento.

Habló sobre la realidad que se está viviendo en los centros de cuidado del Sename, de cómo viven algunos niños y, sobre todo, de los enredos políticos que traban responsabilidades y soluciones tras años de trabajo.

Saffirio detalló que no se realizan mayormente autopsias, “Solo en 23 casos de 1313 muertes en el Sename se hicieron autopsias, en el resto ni si quiera se sabe de qué murieron”. Posteriormente entregó algunos detalles de algunos decesos: causa indeterminada, traumatismo craneocefálico, asfixia por aspiración de contenido gástrico, homicidio, suicidio, intoxicación por monóxido de carbono, etc.

También entregó detalles de uno de los casos con el que trabajó: “Al lado de Temuco (…) un tipo que maneja el furgón de los niños, saca niños. Los llevan a un departamento, tres personas, uno los viola, el otro los filma y un tercero les dice cuidado, no se les vaya a pasar la mano”.

El ministro de Justicia, Jaime Campos, expresa ante los hechos que hoy lo urgente es solucionar el problema que afecta al organismo y frenar que más niños sigan siendo vulnerados. No ganamos nada con gastarnos meses viendo qué pasó, por mucho que haya víctimas trágicas, que es gravísimo (...) En la medida que no incorporemos cambios urgentes al Sename de hoy, vamos a seguir teniendo que conformar otras comisiones de reparación (en el futuro)"

Tras años de investigaciones, se ha expuesto la verdadera cara tras una institución estatal que tiene como rol velar por el bienestar de los niños y proteger sus derechos, como es el Sename, cuyas prácticas finalmente han dejado en claro que distan mucho de proteger, incluso más grave aún, se ha querido ignorar informes de entidades como la UNESCO, con pruebas e informes en terreno sobre las violaciones que sufren cientos de niños chilenos en la actualidad.

Latin American Post | Daniella Páez Otey

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…