¿La UCI y sus sanciones por dopaje favorecen a los europeos sobre los latinoamericanos?

Todos recordamos el caso del norteamericano Lance Armstrong, que no es similar al del británico Chris Froome, pero si al del italiano Diego Ullisi 

¿La UCI y sus sanciones por dopaje favorecen a los europeos sobre los latinoamericanos?

Chris Froome participa en el Tour de Francia 2018, evento en el que busca titularse por cuarto año consecutivo. El pedalista británico, además, se coronó en el pasado Giro de Italia, pese a que sobre sus espaldas pesaba una investigación por presunto dopaje por salbutamol en la precedente Vuelta a España, edición 2017. 

Su situación no había cambiado hasta horas antes del inicio del Tour, cuando la organización en espera de lo que decidiera la Unión Ciclística Internacional (UCI), decidió ampararse en su artículo 28.1 de su reglamento e impedir la participación del británico. La decisión se tomó al considerar que su comportamiento no iba en la misma línea de los valores que promulga la clásica francesa. Fue una medida de presión para que la UCI se pronunciara sobre el caso, y se pronunció a favor, apenas horas después.   

En mi opinión, El Tour no quería repetir ‘ni en juego’ una situación parecida a la del recordado Lance Armstrong y por eso se adelantó. A muchos les pareció injusto despojarlo de sus siete títulos tras confirmarse que el pedalista norteamericano se dopó de manera sistemática entre 1999 y 2005, años en los que ganó consecutivamente el certamen, tras un fallo emitido por la Agencia Antidoping de Estados Unidos en el año 2012. Luego de aquella decisión, nació una creencia de que la UCI no suele medir con la misma magnitud las conductas inadecuadas de los ciclistas americanos en comparación a la de los europeos.

¿Un ejemplo? Un caso muy parecido a Froome se registró con el italiano Diego Ulissi. En 2014, el ciclista fue descubierto con la misma sustancia en su cuerpo, Salbutamol, y en pleno Giro de Italia.  El ciclista registró en su orina 1.900 ng/ml, por lo que la organización tomó la decisión de suspenderlo por 9 meses. Ahora, ¿cuánto se le halló a Froome? La respuesta es 2.000ng/ml y no fue sancionado. Como mínimo para pensar mal y desconfiar de la UCI, pero atención que se trataba de un europeo.

Quizá te interese leer:  Entrevista: El ex ciclista Víctor Hugo Peña analiza en exclusiva el Tour de Francia 2018

Hay otro precedente ejemplar con los ciclistas del ‘viejo continente’. En este caso con el español Alejandro Valverde, quien fue suspendido entre enero de 2011 y diciembre de 2012, cuando la UCI cumplió un laudo del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS). El nativo de Murcia fue acusado por tentativa de dopaje probada por una bolsa de plasma con restos de EPO. La sustancia fue hallada durante una redada a la casa del doctor Eufemiano Fuentes, un español especializado en medicina deportiva. Hasta ese entones, Valverde no había tenido ninguna relación con hechos de esta naturaleza. En aquella ocasión, la UCI le retiró los triunfos alcanzados en 2010.

Froome es, según la UCI, inocente de los cargos y al menos que el TAS se pronuncie posteriormente con algo contrario, lo seguirá siendo. Para nadie es un secreto que, desde el punto de vista económico, tener a Froome participando en Francia y siendo el actual tricampeón, es atractivo para la inversión.

La pregunta es ¿si hallaran alguna prueba fehaciente que demuestre que Froome se dopó de manera sistemática como lo hizo Armstrong también le suprimirán sus cuatro títulos como se hizo con los siete del norteamericano? Quizá no ocurra nunca, pero si pasa, será la oportunidad para que las autoridades internacionales demuestren que no hay preferencia por los pedalistas europeos como se piensa en el mundo del ciclismo.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…