fbpx

Odebrecht: corrupción en la élite mexicana

México no se salva de las acusaciones del escándalo más grande de toda América Latina

Odebrecht: corrupción en la élite mexicana

El pasado 13 de agosto en Brasil y México se dio a conocer a través de los medios de comunicación O Globo, Aristegui Noticias y Proceso que el grupo más cercano al Presidente de México, Enrique Peña Nieto, había recibido “propinas” por cerca de 10 millones de dólares para que Odebcrecht se beneficiara con contratos del gobierno mexicano que según el líder del partido opositor Andrés Manuel López Obrador, ascienden a 5 mil millones de dólares. Esto según los testimonios de Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva.

Emilio Lozoya Austin fue el antiguo director de Pemex, Petróleo Mexicano, fue el vínculo entre Odebrecht y el círculo cercano de Peña Nieto, Lozoya Austin es cercano al Canciller mexicano, Luis Videgaray. Lozoya trabajó durante la campaña de Peña Nieto como vicecoordinador de Vinculación Internacional. Hizo el contacto con Luis Alberto de Meneses, director superintendente de Odebrecht en México, con quien ya tenía una amistad, según las declaraciones de Meneses en Brasil. Meneses confesó que dio a Lozoya más de 10 millones de dólares y que durante la campaña a la presidencia de Enrique Peña Nieto en el 2012, él recibió más de 4 millones de dólares. Esto significa que durante las elecciones hubo dinero ilegal dentro del círculo más cercano al entonces candidato presidencial sin que el arbitro electoral lo detectara. 

Ante las acusaciones, Lozoya Austin negó categóricamente las declaraciones que hicieron los imputados en Brasil. Además, el vocero presidencial comentó inmediatamente que era “absurdo” e “irresponsable” vincular el caso Odebrecht con la campaña presidencial del 2012. Sin embargo, la organización civil Mexicanos Unidos Contra la Corrupción dirigida por Juan Pardinas corroboró que Lozoya Austin había recibido los 4 millones de dólares. La organización pudo confirmar esta información porque obtuvo la copia de los estados de cuenta donde aparecen siete transferencias a favor de Latin American Asia Capital Holding: la empresa que pagó los sobornos a Lozoya.

Sin embargo, aún no se han tomado medidas. Por un lado, la Secretaria de la Función Pública bajo el cargo de Virgilio Andrade exculpó al presidente por la compra de la Casa Blanca a la constructora OHL a un precio bajísimo. Por otro lado, el Fiscal Raúl Cervantes, quien está a cargo de la Procuraduría General de la República,  es considerado el “Fiscal carnal” porque, como menciona el periodista Alfredo Lecona, “tiene la encomienda de proteger la corrupción de los miembros de la clase política que le regalaron chamba por más de nueve años”. Sin instituciones imparciales, el caso Odebrecht en México no avanzará.          

En otros países los nombres de altos funcionarios como Lula da Silva, expresidente de Brasil, Ollanta Humala, expresidente de Perú, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, Enrique Capriles, ex candidato presidencial venezolano, Mauricio Macri, presidente de Argentina, entre muchos otros, han sido acusados de haber recibido dinero de parte de Odebrecht. Sin embargo, en México, considerado el país más corrupto dentro de los 35 países de la OCDE y el cuarto según Transparencia Internacional, no se han encontrado culpables y las investigaciones continúan estancadas.

 

Latin American Post | Leonardo Daniel 

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…