fbpx

El mundo vuelve a reunirse para hablar sobre el cambio climático

La reunión será la primera cumbre sobre el medio ambiente desde la salida de Estados Unidos de los acuerdos de París

El mundo vuelve a reunirse para hablar sobre el cambio climático

Read in English: What to expect at the 23rd Climate Summit?

Durante la primera y segunda semana de noviembre, la mayoría de países se reunirán en la vigesimotercero Cumbre Climática Mundial. En esta, las naciones discutirán cómo lograr las metas planteadas en los acuerdos firmados en Paris en el 2015. A pesar de que la conferencia será en Bonn, Alemania, el evento será presidido por el Gobierno de Fiji.

De acuerdo con la ministra alemana de Medio Ambiente, Bárbara Hendricks, todos los países asistentes presentarán sus planes de acción para detener el calentamiento global y, además, escogerán los métodos que se utilizarán para comparar los avances. Este evento tendrá un componente técnico importante; en palabras de la ministra alemana, "ahora tenemos que interpretar los acuerdos. El tratado internacional ya fue firmado en París".

Carsten Rolle, jefe del Departamento de Políticas de Energía y Clima de la Federación de Industrias Alemanas, declaró en Clean Energy Wire que la conferencia "será sobre establecer la confianza en las normas mutuamente acordadas sobre la protección climática".

La salida de Estados Unidos

Adicionalmente a los acuerdos técnicos que se discutirán en Bonn, otro tema importante a tratar será la salida de Estados Unidos de los acuerdos de París. Será vital que todas las demás naciones demuestren una fuerte unidad política en materia de lucha contra el cambio climático para mantener a Donald Trump como un evento aislado y que no ocurra un efecto dominó.

Los países miembros deberán discutir la política ambiental mundial sin el segundo mayor productor de CO2 (14.34%), Estados Unidos

Estados Unidos y Siria son las únicas dos naciones que no hacen parte de los acuerdos de París. Sin embargo, los motivos de estos son completamente distintos. Siria no estuvo presente en las negociaciones en la ONU debido a la guerra civil que sufre. Mientras que EE. UU. decidió retirarse en junio y afirmó que intentará renegociar su entrada siempre y cuando consiga mejores condiciones, algo que Alemania, Francia e Italia ya rechazaron.

A pesar de la decisión de Trump, ya varios alcaldes y gobernadores de Estados Unidos aseguraron que cumplirán con los acuerdos de París en sus territorios.

Nicaragua se suma al Cambio Climático

La Conferencia tendrá una buena noticia: será la primera reunión que contará con la participación de Nicaragua desde que se firmaron los acuerdos. Con el país centroamericano, ya todos los países de Latinoamérica son firmantes del tratado de París, lo que demuestra el compromiso de la región en la protección del medio ambiente y el reconocimiento de las consecuencias que trae el calentamiento global.

El gobierno de Daniel Ortega no había firmado los acuerdos debido a que aseguraban que "era insuficiente" para combatir el cambio climático. Sin embargo, los nicaragüenses finalmente decidieron ingresar, ya que aseguran que a pesar de la falta de ambición "este es el único instrumento que tiene el mundo que nos permite unir nuestras intenciones y esfuerzos para hacer frente al cambio climático y los desastres naturales".

El panorama de Alemania

Alemania también será pieza clave en la lucha contra el cambio climático. En estos momentos, se está llevando a cabo una de las decisiones políticas más importantes: la elección de su canciller. Los resultados de las últimas elecciones dejaron a Ángela Merkel sin la mayoría necesaria, por lo que deberá hacer una coalición con el Partido Verde, y otros más, para llegar al poder. Esta coalición significará que el partido ambientalista podrá tener voz y voto en el gobierno de Merkel y poner el tema ambiental como prioridad.

Esto puede significar en un mayor compromiso de Alemania en la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, pedir mayor compromiso a la Unión Europea en el tema de reducir las emisiones de CO2. El Partido Verde quiere aumentar las metas planteadas para el 2030 y pasar de reducir la producción de gases de efecto invernadero de 40% a 55%.

Rolle también aseguró que Alemania deberá tener un papel importante para el cumplimiento de las metas establecidas en París. No solo con la reducción de emisiones de CO2 (que llegan a un poco más del 2% mundial), sino con las tecnologías que se exportan desde el país europeo. "Es importante que nosotros en Alemania le mostremos al mundo cómo la protección ambiental puede funcionar (...) tenemos que trabajar y lograr que nuestros avances tecnológicos que protegen el medio ambiente pueden ser utilizados al rededor del mundo".

Un mensaje de sustentabilidad

En la cumbre también se quiere mandar un mensaje a toda la población para ser más amigable con el medio ambiente. El Gobierno alemán pondrá a disposición bicicletas para que los asistentes a la Conferencia puedan desplazarse sin contaminar. Además, también tendrán botellas reciclables y una mayor oferta de comida vegetariana orgánicamente cultivada.

La Conferencia de Bonn contará con la participación de 25.000 expertos, 150 países y 500 ONG de todo el mundo.

 

Latin American Post | Santiago Gómez Hernández

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…