fbpx

Philippe Coutinho: El nuevo jugador del Barcelona

Antes del inicio de la temporada, muchos pensaron que las cosas en el Barcelona no empezarían de la mejor forma. Una de sus máximas estrellas, el brasilero Neymar Jr. dejaba el club luego de cuatro años, con un registro de 105 goles y 80 asistencias. Neymar fue vendido al Paris Saint-Germain en 222 millones de euros, siendo esta la trasferencia más cara de la historia del fútbol.

Para suplir la salida del crack brasilero, el Barcelona fichó al francés Ousmane Dembélé, de 20 años, en 105 millones de euros, procedente del Borussia Dortmund de Alemania. Sin embargo, por distintas lesiones solo ha podido jugar cinco partidos (sin goles y con una asistencia) en seis meses.

Sin embargo, actualmente, y después de 18 jornadas, el Barça es líder absoluto de La Liga Santander, primera División de España, con 48 puntos. El equipo tiene una ventaja de nueve puntos sobre el Atlético de Madrid y está arriba por once 11 puntos del Valencia CF. La diferencia entre Barça y el Real Madrid, eternos rivales, es de 16 puntos.

A la buena racha, se debe añadir el fichaje oficial del brasileño Philippe Coutinho.

Coutinho, el pequeño mago

Desde que su compatriota Neymar saliera sorpresivamente del equipo el año pasado, el conjunto blaugrana ya estaba sondeando fuertemente a Coutinho. Las negociaciones entre el Barcelona y el Liverpool, antiguo equipo del centrocampista, finalmente se cerraron en 120 millones de euros, más 40 variables en objetivos cumplidos. El contrato fue firmado por cinco temporadas y media y una cláusula de recisión de 400 millones.

Coutinho empezó su carrera profesional a los 16 años en 2009 con el Vasco da Gama. Desde temprana edad, fue considerado uno de los jóvenes con mayor proyección en el fútbol brasilero. Fue campeón del sudamericano sub- 15, sub-17 y de la Copa del Mundo sub-20. Esto le permitió ser fichado por el Inter de Milán, en 2010, equipo europeo en el que participó en tres temporadas, aunque su rendimiento no fue el esperado.

Ese mismo año fue convocado por primera vez a la Selección de Brasil. Luego de un corto paso de seis meses jugando cedido el RCD Espanyol, en 2011, regresa al Inter. No obstante, es comprado casi de inmediato por el Liverpool, equipo en el que finalmente se destacaría como uno de los mejores jugadores del mundo.

Durante seis temporadas, en el equipo inglés, Coutinho demostró que estaba hecho para grandes cosas. Su madurez futbolística en el Liverpool le permitió anotar 54 goles y repartir 46 asistencias. Su estilo de juego es el del 10 clásico brasilero, al mejor estilo de Zico o Ronaldinho, aquel que es capaz de dirigir la orquesta por su gran técnica y visión.

Adicionalmente, Coutinho es bastante hábil, rápido y de potente y fino remate. A pesar de su baja estatura de 173 cms., por la que es apodado “el pequeño mago”, el brasileño es uno de los baluartes de la Selección de Brasil junto a Neymar y a Gabriel Jesús del renacimiento.

LatinAmerican Post | Juan Felipe Guerrero

Copy edited by Marcela Peñaloza