fbpx

Latinoamérica: ¿Existe una solución para la desigualdad?

11 de los 20 países con mayor desigualdad económica en el mundo se encuentran en América Latina

Latinoamérica: ¿Existe una solución para la desigualdad?

América Latina es la región con mayor desigualdad económica en el mundo. Cálculos de la organización humanitaria Ofxam, realizados en 2016, indicaron que de no mejorarse esta situación, para 2022 el 1% más rico de la región tendría más riqueza que el 99% de la población restante.

 

La pobreza es el principal indicador de desigualdad económica para un país. En 2016, en América Latina se calculaba que 186 millones de personas vivían en condiciones de pobreza y otros 61 millones en pobreza extrema. Según estadísticas de Ofxam, el 27 % del crecimiento mundial ha quedado en manos del 1 % más rico, mientras que la mitad de la población más pobre solo recibió el 12%.

 

Pese a que la desigualdad en la distribución de los ingresos en Latinoamérica ha venido disminuyendo en los últimos años, la región continúa teniendo la brecha más amplia entre ricos y pobres en el mundo. De acuerdo con medidas del índice Gini en su informe de 2016 -un indicador que evalúa la inequidad económica en los países-, la reducción de la desigualdad fue significativa en todos los países de la región, menos en México.

 

Naciones como Argentina, Bolivia, Ecuador, Perú y Nicaragua presentaron caídas del Gini cercanas al 10%. Mientras que Costa Rica, Venezuela, Colombia y República Dominicana, tuvieron las menores reducciones.

 

México, el ejemplo más claro

 

En México, las 10 personas más ricas del país, tienen lo mismo que la mitad de los ciudadanos con más escasos recursos. En esta nación, observar contrastes entre opulencia y extrema pobreza hace parte de la cotidianidad. Según datos provenientes de un reciente informe de Oxfam, llamado México justo: propuesta de políticas públicas para combatir la desigualdad, el país forma parte del 25% de las naciones más desiguales del mundo.

 

Análisis de Forbes evidencian que la fortuna de los mexicanos más ricos fue de 116 millones de dólares en 2017, cifra equivalente al 50% total económico acumulado por la población más vulnerable. El informe de Oxfam destacó que el modelo económico mexicano “solo beneficia a la élites económicas” y se concentra en favorecer y facilitar la inversión extranjera por encima del crecimiento local.

 

En este contexto, Oxfam desarrolló una serie de medidas que permitirían reducir las diferencias económicas en México a partir de la implementación de 10 tácticas en las políticas públicas:

 

1. Consolidar un sistema de seguridad social universal efectivo.


2. Incrementar los recursos de las cinco entidades federativas más pobres del país para mejorar la infraestructura escolar, aumentar becas y construir nuevos hospitales.


3. Incentivar la matriculación escolar en el nivel medio superior.


4. Una nueva política industrial para que los trabajadores mexicanos puedan insertarse en el mercado internacional con empleos dignos y de calidad.


5. Elevar el salario mínimo hasta la línea de bienestar seguido de aumentos graduales de acuerdo a la inflación del país.

 

6. Creación de mecanismos innovadores para la exigencia de transparencia y rendición de cuentas.


7. Restablecimiento de un impuesto a la herencia.


8. Mejor recaudación del impuesto predial sobre la propiedad.


9. Mayores impuestos a rendimientos de instrumentos de renta fija y variable en mercados de capital.


10. Evaluar y diseñar un piloto para implementación del Ingreso Básico Universal.

 

Con este decálogo, Oxfam pretende orientar a los nuevos representantes públicos para la implementación de dichas prácticas y aprovechar el diálogo político que se adelanta en México, de cara a las elecciones del 1 de julio. El modelo además espera convertirse en un ejemplo para países latinoamericanos como Colombia y Costa Rica, en donde el mismo flagelo se presenta.

 

En la última década, Latinoamérica ha conseguido casi duplicar el número de ciudadanos correspondientes a la clase media, pasando de 100 a 186 millones de personas. Los hogares catalogados en condición de pobreza también disminuyeron casi en un tercio, cayendo de 224 a 117 millones de ciudadanos. Aunque las cifras demuestran una movilidad económica creciente en la región, aún 11 de los 20 países menos equitativos del planeta se encuentran en América Latina.    

 

La falta de acceso educativo, las malas condiciones alimenticias, altas tasas de mortalidad infantil y un índice de desempleo disparado, son factores que contribuyen con la inequidad económica en Latinoamérica y mantienen la región posicionada en el puesto número uno, como la más desigual del mundo.   

 

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza