fbpx

Bogotá es líder en políticas de reasentamiento

¿Qué es más económico reparar los daños o prevenir las tragedias?

Bogotá es líder en políticas de reasentamiento

El 8 de febrero se llevó a cabo el foro “Asentamientos humanos y desarrollo urbano”, organizado por Foros Semana, la Caja de la Vivienda Popular y la Alcaldía Mayor de Bogotá. Autoridades y expertos en el tema coincidieron en que Bogotá es pionera en América Latina al crear políticas para el asentamiento de comunidades vulnerables que se enfocan en la prevención del riesgo. Sin embargo, hay retos por superar para lograr la aplicación efectiva de las normas y, por encima de todo, para garantizar la supervivencia de miles de familias en el país.

El programa de reasentamiento humano creado por la Caja de la Vivienda Popular (CVP) fue diseñado como una medida de prevención para proteger a las personas que residen en zonas de alto riesgo y reubicar a quienes han sido desplazados.

Según afirmó el director de la Revista Semana, Alejandro Santos Rubino, la capital colombiana es un referente para las ciudades de Latinoamérica, ya que la mayoría de programas análogos están centrados en medidas de reacción frente a los desastres y no de prevención.

De acuerdo con cifras presentadas por el Director General de la CVP, Guillermo Arcila Hoyos, en 2017 fueron reasentados 1058 hogares como parte de este programa. De los beneficiarios, el 67% eran madres cabeza de familia, y el 25% eran hogares donde algún miembro del grupo familiar tenía una condición de discapacidad.  El director expresó además que dados los altos costos tanto de vidas humanas como de bienes materiales que resultan luego de un desastre, es más económico implementar medidas preventivas de reasentamiento.

Ahora bien, a pesar de las ventajas que tienen las políticas de prevención, existen distintos aspectos que dificultan la ejecución efectiva de estos programas. Uno de los principales retos tiene que ver con persuadir a las personas de que se encuentran en peligro y es necesario que sean reubicadas. La pérdida de la vivienda puede causar gran impacto a una familia, no solo por el esfuerzo que supone obtenerla o construirla, pero también porque conlleva al rompimiento de redes sociales y económicas que muchas veces son el sustento de estas personas.

En ese sentido, el Ministro de Medio Ambiente, Luis Alberto Murillo, declaró que “la mejor estrategia para reubicar y reasentar a las personas es garantizar el acceso a un empleo digno”. Los participantes del foro manifestaron reiteradamente que el reasentamiento no puede limitarse a la asignación de una vivienda física, sino que debe ser un programa de acompañamiento integral.

En palabras de Carlos Mario Álvarez, alcalde de Armenia, es necesario “un enfoque de seguridad humana”; es decir, se deben buscar formas para mitigar el impacto del desarraigo y garantizar el acceso de las familias a empleo, salud, educación, deporte.

Álvarez llamó también la atención a las causas económicas del desplazamiento. De acuerdo con el alcalde, en el contexto del postconflicto, es común que las discusiones giren en torno al desplazamiento producto de la violencia. Sin embargo, es fundamental reconocer que gran parte de la migración a las ciudades es impulsada por la necesidad que tienen las familias de generar mayores ingresos económicos.

Con relación a este punto, los participantes en el foro manifestaron que es imprescindible mirar el país en conjunto, pero aún no hay una política de asentamiento humano a nivel nacional. Andrés Ortiz, Secretario de Planeación Distrital, afirmó la necesidad de generar oportunidades de empleo en distintos lugares para crear otros polos de atracción además de las capitales más grandes.

Asimismo, Elena Correa, especialista en Desarrollo social y Reasentamiento y consultora del Banco Mundial, habló de lo importante que es considerar de forma integrada el sistema urbano-rural, un tema mencionado por varios de los participantes en el foro.

Colombia debe enfrentar, sin duda, grandes retos relacionados con el desplazamiento forzado, eventos extremos del clima, migración urbana; a lo cual se añade la movilización masiva de venezolanos a gran parte del territorio nacional. Solo en Bogotá, hay más de 9000 hogares que se encuentran en zonas de alto riesgo no mitigable. Los logros en la conceptualización del tema de reasentamiento y la formulación de programas necesitan implementarse de forma efectiva.

El reasentamiento es una oportunidad para mejorar las condiciones de vida de poblaciones vulnerables. Si bien las estrategias diseñadas en la capital colombiana son un referente en la región, es fundamental que la administración distrital y el gobierno nacional se comprometan a ejecutar la cuestión práctica, garantizar la continuidad de los procesos y la coordinación de las instituciones para que las familias del país se vean realmente beneficiadas por estas políticas.

 

Latin American Post | Paula Bautista 

Copy edited by Susana Cicchetto