fbpx

Latinoamérica: ¿Territorio de fracasos inmobiliarios para Trump?

¿Por qué un lujoso hotel de Panamá decidió retirar el nombre del mandatario?

Latinoamérica: ¿Territorio de fracasos inmobiliarios para Trump?

Desde muy temprana edad Donald Trump entendió que su nombre era sinónimo de lujo, exclusividad y éxito. El ahora mandatario de EE. UU. ha creado un millonario imperio inmobiliario vendiendo su nombre a empresarios de todo el mundo con intención de levantar costosos proyectos de bienes raíces bajo la firma del magnate. 

América Latina no ha sido ajena a este tipo de construcciones, las cuales, en gran parte, terminan en la lista de fracasos inmobiliarios de Trump.

Una reciente disputa comercial entre empresarios de Panamá y la Organización Trump revivió la polémica actividad económica del mandatario en Latinoamérica. El lujoso edificio de 284 metros de altura y 70 pisos que hasta hace pocos días llevaba el nombre de ‘Trump Ocean Club International Hotel’, ha dejado de llamarse así.

La disputa que empezó hace un año fue liderada por el principal accionista del edificio, Orestes Fintiklis, quien, con el apoyo del resto de propietarios, inició una batalla legal con el fin de expulsar a la Organización Trump de la administración del lugar argumentando que el nombre del mandatario estaba influyendo en la caída de ingresos facturados en el hotel en el último año.    

Ahora, tras 12 días de una pelea de negocios entra las partes, las autoridades de Panamá obligaron la salida de los representantes de la organización del mandatario americano del edificio y quitaron la palabra ‘Trump’ del nombre que ostentaba el hotel.

Dicho grupo, el cual apeló la decisión impuesta, manifestó mediante un comunicado oficial que "Los hoteles Trump tienen plena confianza de que no sólo saldrán victoriosos, sino que recuperarán todos los daños, costes y gastos en abogados. Incluso aquellos que surjan de los sucesos de hoy".

Este tipo de negocios ha significado una multimillonaria acumulación económica al magnate estadounidense quien vende su nombre por no menos de 45 millones de dólares a empresarios e inversionistas que quieran construir proyectos inmobiliarios bajo el respaldo y sucesivo ‘éxito asegurado’ de la firma Trump.

Sin embargo, tales proyectos no resultan ser siempre una mina de oro garantizada, por el contrario, problemas legales, escándalos de lavado de dinero y oscuros antecedentes de inversionistas hacen parte de los frecuentes escenarios que empañan tales construcciones.

Fracasos inmobiliarios de Trump en Latinoamérica

Desde que Donald Trump asumió la presidencia de EE. UU., varios hoteles en Toronto y Nueva York han removido su nombre de los edificios. Panamá se suma ahora a esta lista y se convierte en uno más de los fracasos inmobiliarios del magnate en territorio latinoamericano.

  • Trump Towers en Río de Janeiro, Brasil:

En este caso, uno de los principales inversionistas del proyecto fue acusado por la Oficina Antifraude de Cataluña de ser vehículo de lavado de dinero de oligarcas rusos.

  • Ocean Resort de Baja California, México: 

En 2006, cientos de compradores presentaron una demanda colectiva contra la Organización Trump y el promotor inmobiliario del proyecto, después de tener millonarias pérdidas tras invertir en un fracasado complejo de apartamentos por los que pagaron cerca de 20 millones de dólares.

  • Trump Farallón de República Dominicana:

Un proyecto que prometía convertirse en un exclusivo complejo de villas en un acantilado con vista hacia el mar caribe terminó en un fracaso total y nunca fue construido tras cancelarse por la crisis financiera de 2008. Los inversores que compraron 68 lotes por un valor entre 2,6 y 5,6 millones de dólares perdieron gran parte del dinero invertido.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Susana CIcchetto