fbpx

5 tratamientos caseros para piel grasa

Encuentra aquí una lista de los mejores tratamientos según famosos portales de belleza

5 tratamientos caseros para piel grasa

Uno de los inconvenientes más comunes en el rostro de cualquier persona es tener piel grasa. Para muchos, dicho término es algo común, pues han visto y escuchado información relacionada al respecto. Sin embargo, no muchos conocen tratamientos para controlar este problema que podría conllevar a padecimientos médicos mucho más complejos.

La buena noticia es que existen tratamientos caseros y fáciles de implementar porque los puedes realizar con elementos al alcance de tu mano. A continuación, enumeraremos los tratamientos según el nivel de efectividad que varios portales tales como Ecoosfera y La Roche recomiendan.

Es importante recordar que antes de colocar cualquier producto en tu cara debes tener el cutis limpio y libre de impurezas.

  1. Mascarilla con aceite de oliva: sólo se requiere el conseguir una pequeña botella de aceite de oliva, virgen preferentemente, y colocar un poco de éste en el rostro. El aceite se debe aplicar después de haber tomado una ducha o haber lavado bien la cara. El producto se debe dejar toda la noche y en la mañana la cara lucirá más fresca y con menos porosidad.
  2. Mascarilla de avena: para esta mascarilla se debe batir clara de huevo y revolver hasta tenerla al punto de nieve. Luego, se agrega jugo de limón y avena hasta crear una pasta. La mezcla se aplica sobre el rostro y después de 15 minutos se retira lavando la cara preferiblemente con té de laurel o manzanilla.
  3. Loción astrigente: éste tipo de tratamiento debe ser recomendado por especialistas en demartología, pues el tipo de loción es fuerte y las cantidades pueden variar según la persona. Sin embargo, el uso de astringentes es una solución inmediata para luchar contra la piel grasa en un rostro de piel más gruesa. La loción se puede conseguir en farmacias.
  4. Mascarilla con Aloe Vera: la mezcla es precisa para la limpieza de poros y para dar frescura inmediata al rostro. Se puede comprar la botella de Aloe Vera en gel u obtener de manera natural si se tiene a la mano la sábila. El aloe se coloca en el rostro después de haber lavado bien, se deja 15 minutos y luego se retira. No se debe colocar ninguna crema después del tratamiento.
  5. Mascarilla con yema de huevo: por último, tenemos la mascarilla con yema de huevo, hasta ahora la más eficaz. Debido a las proteínas que contiene el huevo y la rapidez del cuerpo en procesarlas, el huevo es el mejor amigo para la piel. Se debe colocar la yema sin ningún tipo de procesamiento o producto que lo acompañe, así tal cual en el rostro y dejar actuar de nuevo por 15 minutos. Luego, se debe enjuagar o lavar completamente la mezcla del rostro. Otro beneficio de esta mascarilla es que se puede tomar un hisopo y colocar sólo en las zonas específicas en las que se tiene más grasa, las cuales por lo general son la frente, los pómulos y la nariz.

Con estos tratamientos se verá un resultado genuino en pocos días y lo mejor es que con elementos fáciles de conseguir, combinar y aplicar en el rostro.

 

Latin American Post | María Cristina Torres
Copy edited by Marcela Peñaloza