fbpx

Cásese, consiga la Green Card y no muera en el intento

La oficina encargada de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos está entrenada para detectar matrimonios por conveniencia

Cásese, consiga la Green Card y no muera en el intento

Casarse no es la manera más simple para obtener la Green Card en Estados Unidos, pero si este es el camino que decide tomar, acá le decimos qué debe tener en cuenta para que no se le complique el proceso. Si la persona con la que se va a casar es ciudadana, el proceso puede resultar más sencillo si es con un extranjero que cuenta con residencia.

Read in english: Get married, get the Green Card, and do not die in the process

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés), sabe que los matrimonios por conveniencia son comunes, por lo cual tiene personal entrenado para detectar este tipo de casos y en su caso dado negar la solicitud. Incluso si la persona que solicita a su cónyuge se da cuenta de que está siendo usada para obtener únicamente los documentos de residencia, éste podría denunciar a la persona y cancelar la solicitud.

Conseguir la Green Card con un matrimonio por conveniencia es ilegal y no lo invitamos a que lo haga.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Vale recordar que no basta sólo con tener de cónyuge a un ciudadano o un residente en Estados Unidos para ser solicitado. USCIS, revisa inicialmente los recursos económicos de los involucrados, para de esta manera asegurar que tienen las posibilidades aptas para sostenimiento. Es importante tener en mente, que, si pretende radicarse en Estados Unidos, debe demostrarse un nivel de ingresos aceptable para el USCIS; de lo contrario se podrá revocar la solicitud. Esto tiene que ver inicialmente para candidatos jóvenes, pero en adultos también es importante, todo para asegurar que no ingresa al país una persona que no puede sostenerse.

La entrevista

No sólo con presentar toda la documentación requerida se puede asegurar que la solicitud va a ser aprobada. USCIS realiza una visita y entrevista a los solicitantes. Generalmente las preguntas tienden a ser las mismas. Aunque dependiendo de la situación pueden ser las preguntas menos rigurosas. 

  • ¿Cómo se conocieron?
  • ¿Cuánto tardaron en empezar a salir juntos como pareja?
  • ¿Cuándo conocieron a sus respectivas familias?
  • ¿Cuándo decidieron casarse?
  • ¿Dónde compró usted el anillo?
  • ¿Cómo fue la boda, a quién invitaron?
  • ¿Qué hicieron después?
  • ¿Dónde comieron?

En caso de que USCIS tenga el presentimiento de que se trate de un matrimonio por conveniencia, las preguntas se tornan más personales y correspondientes la rutina de las personas. 

  • Dibújeme un diagrama de su dormitorio.
  • ¿Cómo se entra a su casa?
  • ¿Qué metro toma su cónyuge para ir al trabajo?
  • ¿Qué hicieron anoche?
  • ¿Qué hicieron en Navidad?
  • ¿Qué le regaló su cónyuge?
  • ¿Cuándo fue la última vez que vieron a su suegra?
  • ¿Cuándo fue la primera vez que su cónyuge conoció a su hermano o hermana?
  • ¿Su cónyuge tiene alguna hospitalización o tatuaje?

El tiempo de espera

Las solicitudes no tienen un tiempo de espera determinado, cada solicitud tiene un periodo especial teniendo en cuenta las características del caso. USCIS, sin embargo, tiende a mantener a los involucrados informados del proceso. Si ha pasado un tiempo prudente y no se ha escuchado del USCIS, lo mejor es contactarse con ellos, ya que puede haber algún requerimiento especial.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…