fbpx

Argentina se arrodilla nuevamente al FMI

Luego de 15 años de relación inexistente, el país sudamericano vuelve a solicitar un préstamo de rescate al organismo internacional para superar la crisis que genera el gasto público excesivo

Argentina se arrodilla nuevamente al FMI

Argentina no pudo contener la depreciación del peso argentino frente al dólar, a pesar de todas las medidas tomadas. Su última decisión fue pedir un préstamo de rescate al Fondo Monetario Internacional (FMI) después de 15 años. El presidente Mauricio Macri anunció el pasado martes 8 de mayo en un mensaje televisado, que había hablado con la presidenta el FMI, Christine Lagarde, para pedirle su respaldo. Macri dijo que su país necesita el dinero, se cree que se pedirán 30.000 millones de dólares para superar un contexto internacional "que es cada día más complejo", con tasas de interés más altas.

“La ayuda al FMI supone el pago de un altísimo costo político para Macri, al frente de un país que durante años acusó al Fondo de estar detrás de ajustes salvajes y grandes crisis económicas”, asegura Federico Rivas para el diario El País de España. El préstamo que pedirá el gobierno argentino al organismo presidido por Christine Lagarde tendrá ajuste, flexibilización laboral y la privatización de las jubilaciones como medidas para contrarrestar los errores financieros de los últimos veinte años, puntualizó Rivas.

Gasto desmesurado en el país

Argentina tiene una economía vulnerable a las situaciones ajenas. En su mensaje, Macri describió con claridad el origen de los problemas. “Implementamos una política económica gradualista que resuelva el desastre que nos dejaron en las cuentas públicas los gobiernos anteriores. Eso depende del financiamiento externo y durante los últimos dos años hemos contado con un contexto favorable. Pero esto está cambiando por distintos factores: suben las tasas de interés, sube el crudo, se han devaluado las monedas emergentes", dijo.

El Gobierno ya había anunciado la semana pasada que recortaría unos 3.000 millones de dólares del gasto público para reducir la dependencia del dinero externo. Sin embargo, los analistas argentinos previeron que esto no sería suficiente. Los inversores, principalmente aquellos que han visto nacionalizaciones en otros países, ya no confían en la economía argentina, pese al apoyo internacional que ha merecido Macri desde que llegó al poder.

“El problema central de Argentina está en el mal manejo del gasto público”, asegura el economista José Luis Espert. El estado gasta demasiado y muy por encima de lo que percibe en ingresos, una situación que empeoró durante los 12 años en que gobernaron los Kirchner. “El gasto público argentino está por encima del 40% del PBI. Antes de la llegada de la pareja peronista, el gasto representaba el 23%. Macri ha bajado el gasto solo en un par de puntos porcentuales. El déficit fiscal es del 7% del PBI, por lo que el Estado se sigue endeudando”, asegura Espert quien dice que para que Argentina salga de la crisis que se avecina debe reducir su gasto a no más del 25% de su PIB, un promedio que tuvo el país hasta 2002.

Argentina y el FMI

La reciente historia Argentina recuerda que luego de que en 2004 un funcionario del FMI tuviera que ser escoltado por la policía en el país para tratar de negociar el default de 2001, el país suramericano se alejaría del organismo internacional. Kirchner le pagó 9.500 millones de dólares al contado y desde ese momento el país no tuvo más ningún préstamo, aparte que tampoco le permitieron más a los técnicos revisar las cuentas del país como lo indica en Artículo IV. Luego, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner llegaría a la Argentina la censura del FMI debido a que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que elaboraba el INDEC no era confiable.

Ahora en 2018, un Director Gerente del FMI volvió a visitar la Casa Rosada para entrevistarse con el presidente Mauricio Macri. Se espera que el rescate colabore a contener la crisis que las medidas graduales no han podido frenar.

Por otro lado, el rechazo al FMI ha unido a la dividida oposición argentina. Legisladores peronistas, socialistas, de izquierda han concordado en criticar con dureza a Macri por el rescate solicitado. La izquierda ha advertido que la deuda que contraiga el Gobierno castigará a las clases medias y bajas, como ha ocurrido en crisis previas. "La vuelta al Fondo Monetario Internacional significará más ajuste contra el pueblo trabajador. Más endeudamiento a cambio de peores condiciones de vida de las grandes mayorías populares", señaló el diputado del Frente de Izquierda Nicolás del Caño.

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…